Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 22 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Jalisco y la tendencia antiestablishment

Por: Ivabelle Arroyo

Jalisco y la tendencia antiestablishment

Jalisco y la tendencia antiestablishment

En todo el mundo, los partidos antiestablishment (PAE), han ganado terreno. No son antisistema, me aclara el especialista en el tema, Fernando Casal. No es lo mismo, son antiélites, no antisistema. Y no todos son populistas, pero eso sí, todos los populistas son antiestablishment.

Pienso en los procesos políticos que está viviendo el país y en los procesos políticos que ha vivido Jalisco. Aunque ahora parece una isla y será gobernado por un partido que se desmarca de la ola antiestablishment que definió el triunfo de Morena, este Estado no está exento de contribuir a la degradación de la democracia.

¿Y saben por qué? Porque los jaliscienses sí están hartos de no verse representados en los partidos, y eso incluye a Movimiento Ciudadano. Su triunfo se cuelga del poderoso carisma de Enrique Alfaro, y muy pocos votantes de MC tienen una identificación real con postulados ideológicos o planteamientos de Gobierno de largo plazo hechos por MC. Hoy, Alfaro fue la respuesta institucional de los ciudadanos que rechazan al PRI o al PAN en el Estado. Pero no lo será mañana, porque no está construyendo identidad. Ni él, ni su partido, y evidentemente, tampoco el PRI o el PAN.

Este año le dieron mayoría a Movimiento Ciudadano, que parecía haber nacido antiestablishment y que hoy, por fortuna, no lo es

El principal combustible de los PAE en el mundo (otra vez aludo a Casal, que estuvo en México para dar una conferencia al respecto en el Instituto de Investigaciones Jurídicas), no tiene que ver con el deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos. No está relacionado con la economía y no es causado, aunque pueda ser profundizado, por las grandes crisis económicas.

No, el combustible sale de un pozo provocado por el deterioro de los partidos, por su alejamiento de los votantes y por su inapetencia de militantes. Si en Jalisco casi un 20 por ciento de electores optó por darle una cruz en la boleta a Carlos Lomelí no fue por su linda cara, su mucho dinero, su amistad con Andrés Manuel López Obrador o sus planteamientos de Gobierno. No. Fue porque el PAN no les significa nada, el PRI no es responsable de sus actos y el PRD no les da confianza. Este año le dieron mayoría a Movimiento Ciudadano, que parecía haber nacido antiestablishment y que hoy, por fortuna, no lo es.

Mañana, sin embargo, los jaliscienses podrán alimentar una opción (en Morena o en otro partido, o en el mismo MC si se sigue degradando), que aluda a la destrucción de la “casta” emecista, a la evaporación de los restos de la “mafia” del PRIAN y al olvido de la “élite” de izquierda universitaria perredista.

Y eso no es sano. En donde se opta por los partidos antiestablishment, aunque se les lleve al Gobierno con las reglas formales de la democracia, se degradan las ideas del Estado liberal, de la democracia y de los contrapesos constitucionales. Se construye una falsa y perversa identificación entre el pueblo (inexistente como sujeto indivisible) y su manifestación en Casa Jalisco: el gobernante. Confío en que no sea ese el rumbo que tome el nuevo Gobierno. Alfaro tiene el enorme reto de mostrar una administración honesta y eficiente, pero su equipo político tiene el deber de construir un partido responsable con contornos ideológicos de largo plazo. No servirá lo primero sin lo segundo.

(ivabelle@gmail.com / @ivabelle_a)

Temas

Lee También

Comentarios