Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 23 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

Inseguridad en tiempos electorales

Por: Diego Petersen

Inseguridad en tiempos electorales

Inseguridad en tiempos electorales

En ninguna otra materia los candidatos son tan erráticos y ambiguos como en seguridad. La violencia es un tema espinoso del que todos preferiríamos no hablar, comenzando por los candidatos, pero seamos realistas, tampoco los electores. Si tenemos propuestas tan disparatadas como la amnistía de Andrés Manuel, tan insulsas como la de más inteligencia y menos balas de Anaya o tan obvias como la de vamos a cortar el camino del dinero, de Meade (que, dicho sea de paso, en dos oportunidades en Hacienda no lo hizo) o tan sosa como la de llegando nosotros vamos a convocar a todos a que se porten bien, otra vez Andrés Manuel, es porque los candidatos saben que nadie quiere oír la verdad en estos temas. 

Si cualquiera de ellos sale mañana y nos dice: “no los voy a engañar, el tema de la violencia ha rebasado al Estado y sí tiene solución, pero es a largo plazo y en un sexenio que es lo que dura el encargo del presidente, lo único a lo que podemos aspirar es a detener el deterioro institucional y poner los cimientos de un nuevo modelo de justicia cuyos resultados se verán en 10 o 15 años”, la chifliza se oiría hasta la Patagonia y nadie votaríamos por él. Los primeros que deseamos ser engañados en estos temas somos nosotros mismos, vivimos en el pensamiento mágico, en la ilusión de que algo pasará milagrosamente por intervención de quién sabe quién.

Como en muchos otros temas, hay quien considera que el problema de seguridad está sobrediagnosticado. Yo no estoy tan de acuerdo. Creo que hemos escuchado muchas veces el mismo diagnóstico, pero nadie ha sido capaz de explicar por qué entre más fuerza empleamos para combatir la violencia más violencia generamos y muy pocos diagnósticos le ha dado a la corrupción el peso que tiene en la generación de violencia.

Recuperando la legalidad y la credibilidad institucional podemos ir acometiendo nuevas y más ambiciosas empresas y en un mediano plazo podremos aspirar a un cambio real

Una de las mejores propuestas que he escuchado, yo se la oí a Luis Carlos Ugalde, pero sé que hay otros que la han trabajado, es la de las islas de legalidad. Partiendo del hecho de que no podemos arreglar todo de golpe y simultáneamente en todo el territorio, la propuesta es crear lo que ellos llaman islas de legalidad, esto es, puntos muy significativos que se conviertan en modelos a seguir. Ugalde propone las prisiones como punto de partida: aseguremos que el Estado tendrá el control de las prisiones y que ahí dentro imperará la ley. Parece una locura, pero no lo es. En la medida que vayamos recuperando la legalidad y la credibilidad institucional podemos ir acometiendo nuevas y más ambiciosas empresas y en un mediano plazo podremos aspirar a un cambio real.

Dejemos que los candidatos digan lo que quieran, o más bien que digan lo que creen que queremos oír, y paralelamente construyamos políticas eficientes con temporalidades realistas.

Temas

Lee También

Comentarios