Jueves, 04 de Junio 2020
Ideas |

Hipocondría y efecto nocebo

Por: Guillermo Dellamary

Hipocondría y efecto nocebo

Hipocondría y efecto nocebo

Es muy importante considerar el no caer en la sugestión y creer que cualquier gripe o síntomas de resfriado se conviertan en una enfermedad tipo COVID-19, inducida por nuestro miedo a padecerla.

Los medicamentos se prueban con pacientes a base de que ingieran la misma pastilla, una sin la sustancia activa y otra con ella; pero a ambos grupos se les trasmite la idea de que la pastilla es curativa. Así se demuestra qué tanto efecto tiene la sustancia, en relación a la capacidad de sugestión de las personas.

El efecto placebo es entonces la capacidad de curarse sin que el medicamento tenga realmente una sustancia activa, y es sólo debido al poder de la mente que se recupera de una enfermedad. 

Por su parte, el efecto nocebo es lo contrario, implica que sin existir un agente patógeno, o un principio activo que ocasione una enfermedad, la sugestión mental lleva a la persona a enfermarse, de aquello que cree que se puede enfermar. Por eso cae dentro de una hipocondría, es decir, transformar una idea de cierta enfermedad y hacerla real en el propio cuerpo. Sentirse mal y tener los síntomas. Y lo peor del caso es que acaban siendo ciertos. Uno mismo se los provoca. 

Durante las epidemias, o en este caso de una pandemia, se corre el enorme riesgo de que muchas personas, atormentadas por el miedo a la enfermedad, la contraigan por el simple hecho de padecer del efecto nocebo y ser hipocondríacos.

La hipocondría no es tener una enfermedad imaginaria o inventada, sino la susceptibilidad de usar el poder de la mente para convertir una idea en una realidad corporal. Y es el miedo, que junto a la imaginación y un pensamiento negativo constante, provocan que se acabe uno sintiendo mal y adjudicándose los síntomas a los que tanto se le temen. 

Desgraciadamente las personas hipocondríacas se acompañan de rasgos obsesivos y de cierto nivel de paranoia. Por un lado repiten y repiten en su mente las cosas malas que les pueden suceder y por el otro, están pensando que a ellos les va a dar casi de seguro, como si fuera una prenda hecha a su medida. 

El efecto nocebo lo debemos de erradicar de la mente, en cuanto sea posible, si detectas que ya andas con esa sensación, o algún pariente tuyo, hazle saber la importancia de no dejarse sugestionar por el miedo y creer que te pueda dar. 

Por supuesto que hay que tomar todas las medidas precautorias e higiénicas necesarias, pero la higiene mental es indispensable, y dejar las preocupaciones hipocondríacas de un lado es indispensable para abatir un enfermedad colectiva contagiosa. 

Se trata de no dejarte atrapar por lo negativo que tiene el darle rienda suelta a tus miedos y fantasías. No queremos que vivas asustado y perdiendo la seguridad en ti mism@. 

Pues de cualquier forma también influye positivamente, el que te mantengas firme y muy dueño de ti, teniendo bajo control tus sentimientos, emociones e ideas. 

Tenemos que evitar que un virus azote a la mente humana con un pánico colectivo y mejor debemos de seguir adelante con fe y optimismo. La humanidad ha salido de peores situaciones. 

Temas

Lee También