Lunes, 29 de Noviembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Futbol sin balón

Por: Ernesto López Mota

Futbol sin balón

Futbol sin balón

•Sucedió que en el último juego de la Jornada 14 de la Liga de Expansión, entre Atlético Morelia y Pumas Tabasco, apareció el grito discriminatorio por parte de los aficionados que acudieron al Estadio Morelos, cuando el equipo local perdía 1-0 y se acercaba el final del encuentro.

• Dicho acontecimiento evidenció la falta de conocimiento para aplicar el reglamento por parte del árbitro del partido, Martín Molina Astorga, así como del comisario, el locutor del sonido local y de los comentaristas de la televisión.

• El reglamento de la Liga de Expansión establece que, si el árbitro se percata de comportamientos discriminatorios mediante insultos o gritos por parte de los aficionados, debe aplicar la “Fase uno” del protocolo, que consistente en detener el juego mientras el sonido local solicita a los aficionados que omitan su conducta inadecuada y luego reanudar el partido inmediatamente.

• Es evidente que el árbitro se tardó en aplicar el reglamento y lo hizo mal, porque ante la reiteración del grito reunió a los jugadores en el centro de la cancha durante tres minutos, a partir del minuto 87, tiempo en el cual el sonido local advirtió a los asistentes que evitaran los insultos.

• Tras la reanudación del juego el público siguió manifestándose de igual forma, el árbitro detuvo el encuentro, no supo qué hacer, llamó a sus asistentes y al comisario que se comunicó vía celular con alguien y tampoco aplicaron el reglamento porque el partido continuó.

De acuerdo a la reglamentación, en ese momento debió suspender el juego entre 5 y 10 minutos, tiempo en el cual los dos equipos debieron ir a sus vestidores.

• El partido continuó hasta el minuto 93 y ante la conducta inadecuada de la gente en la tribuna, fue hasta entonces que aplicó el protocolo en forma tardía, mandó a los dos equipos a los vestidores durante cinco minutos, pero algunos futbolistas se quedaron en la banca, otros en las escalinatas y algunos sí se metieron al vestidor.

• Durante esta interrupción varios aficionados abandonaron el estadio, pero otros se quedaron en la tribuna y tras reanudarse el encuentro se volvió a escuchar el grito homofóbico al momento de que el portero hacía demasiado tiempo para propiciar la reacción de la gente y el árbitro nunca lo amonestó.

En esta “Fase tres”, el árbitro debió suspender el partido y solicitar a las autoridades el desalojo del inmueble, para luego reanudar el partido sin público, cosa que nunca sucedió.

• Pero faltaba la cereza en el pastel; comentaristas del partido por televisión le dieron con todo a los aficionados michoacanos.

Uno dijo que ese grito era una “estupidez” y una falta de “cultura”, le dijeron público estúpido e inculto y que la gente debe pagar y no exigir.

La realidad es que es más insulto por parte del comentarista en cuestión decirle así a la gente que el grito de “pluto”.

La directiva de Morelia debe poner una queja ante la FMF y que este personaje ofrezca una disculpa a los aficionados y que también sea sancionado, porque el reglamento es aplicable a todos.

erlomo@hotmail.com

Temas

Lee También