Martes, 18 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

“FIL sin pubertos”

Por: Carlos Enrigue

“FIL sin pubertos”

“FIL sin pubertos”

Se terminó la fiesta que para muchos de nosotros es lo más grande que pasa en el estado, se terminó la FIL, obra del licenciado, actualmente muy vituperado por la presidencia y por los esbirros del gobernador que fijan el presupuesto, perdón que publican el que les mandan. Sin embrago, terminó con gloria la FIL.

Debo manifestar mi agradecimiento a todos los santos del cielo, a todos los ángeles de los libros y a los demonios del rumbo, porque este año, por la pandemia o por la razón que usted quiera, el licenciado nos permitió gozar de los libros sin la manada de pubertos, a los que fuerzan a ir a la FIL, sin que tengan el menor interés en ningún libro o en ningún autor, y que por su edad, más bien lo tendrán en alguna vecina que los acompañe. Pero doy gracias al licenciado porque ahora no los mandó y descubro que la pandemia puede tener ventajas, tratando de ser positivo, o sea, una FIL sin pubertos acarreados es una gloria, aunque no sé si no los mandó porque ahora los está enviando a hacer marchas a la Casa Jalisco, pero eso a mí no me molesta.

Por otra parte, qué bueno que las entidades públicas gasten en libros, porque hacen que a los políticos los hagan parecer lectores, mi única recomendación que haría, si alguno me preguntara, de qué cursos podían dar en el Congreso, yo propongo que un curso de español, porque nuestros señores, señoras y señoritas diputados parecen no conocer el idioma y viven pensando que la chamba del Legislativo es hacer leyes, con lo cual padecemos de una diarrea legislativa, en la que las leyes más absurdas del universo tienen eco. La chamba del Legislativo, desde que Juan sin Tierra quiso subir impuestos, consiste en cuidarle las manos al Ejecutivo, sea rey, presidente o gobernador. La hechura de leyes es accidental, dependiendo de las necesidades públicas, porque las necesidades son las que deben formar leyes y no las leyes formar necesidades. 

Pero en fin, nuestros diputados, actualmente ocupados en la consulta que a tantos nos interesa tanto, deben estar contentos en cuanto que son mayoría y los que no lo son, cobran como tales y no les importa que de más de 1,900 objeciones que hicieron al presupuesto, los chicos de Morena no tomaron en cuenta ninguna, y no es broma: ninguna, con lo cual está visto que esa minoría vale lo que se le unta al queso. Y lo mismo da que sean PAN, PRI, PRD o Movimiento Ciudadano, el hecho es que los diputados locales nos van a costar nada más como 21 millones de pesos cada uno, que es más de lo que cuestan los federales, claro que es un dinero amargo, porque toda la vida tendrán que analizar que pertenecieron a dicho grupo, del que envidio solamente el sueldo.

Pero de lo que se trataba, en este caso, es de mostrar mi gratitud al licenciado por su bondad en no mandarnos a esa manada de pubertos a hacer ruido, con tal de decir cuánta gente asistió a la FIL; por la causa que haya sido, fue grato tener una FIL sin acarreados.

@enrigue_zuloaga

Temas

Lee También