Domingo, 05 de Febrero 2023

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Entre maromas, teatro y boda, Shame-baum busca simpatías

Por: Salvador Cosío Gaona

Entre maromas, teatro y boda, Shame-baum busca simpatías

Entre maromas, teatro y boda, Shame-baum busca simpatías

Al grito de, ¡presidenta!, ¡presidenta!, Claudia Sheinbaum es recibida cada fin de semana por simpatizantes y militantes de Morena en las principales capitales del país, incurriendo en un delito que está perfectamente tipificado como “actos anticipados de campaña”, pero que la jefa del Gobierno de la CDMX disfraza como conferencias o visitas obligadas para firmar convenios o cualquier otro pretexto que se invente. 

Lo que sí ha confesado es su aspiración por convertirse en la primera presidenta de México, y esa es la razón por la que se le ha visto hacer prácticamente de todo; desde comer tacos en la calle, saltar en un pequeño trampolín, anunciar su boda, y hasta dejar de ser ella misma para actuar, pensar, y hablar como su Mesías, sabedora que requiere congraciarse con quien a final de cuentas será el que catapulte al abanderado de Morena para eventualmente relevarlo en la silla presidencial en 2024 (si es que no consigue imponer su reelección). 

Lo de Claudia, a quien todos ubican como la “corcholata” favorita del Presidente Andrés Manuel López Obrador (quien así bautizó a aquellos que él considera presidenciables por su partido Movimiento de Regeneración Nacional, entre los que también se encuentran el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, y el secretario de Gobernación, Adán Augusto López), es demostrar al también mandamás de su partido que es ella la favorita no sólo del morenismo sino de los ciudadanos de todo el país. 

Pero nada más alejado de la realidad. 

En lo personal, y me jacto de tener amigos y conocer gente a lo largo y ancho de la República, sólo logro ubicar muy pocos afines sinceros, pues la mayoría tiene algún interés comercial o de servicios de por medio. 

Sheinbaum no destaca por su carisma, por su empatía, por algún acto de humildad o caridad. Es una persona que simplemente no genera esa simpatía, y su carácter y personalidad no le ayudan a tener un impacto amable entre la población.

Por el contrario, su rostro adusto, sus malos chistes, su falta de espontaneidad, su tono irónico y grosero, su altanería, su soberbia y su cada vez mayor parecido con López Obrador la hacen lucir como una mujer fría y calculadora que tiene por único interés “caerle bien al jefe”. 

También hay que decir que no es que la mandataria capitalina haya cambiado a últimas fechas; en la Ciudad de México le conocen bien todos y cada uno de sus pecados y éstos no se borran con vestir ropa deportiva y dar brinquitos para mostrarse en redes sociales.

Claudia tiene muchos “cadáveres en el closet” y los mexicanos no olvidan. 

¿Y cómo olvidar que siendo ella la jefa delegacional de Tlalpan su Gobierno habría autorizado los permisos para construir en la parte superior del colegio Rébsamen tres pisos del departamento de la directora, que se desplomaron durante el sismo del 19 de septiembre de 2017 sepultando a más de 40 personas resultando muertos 19 niños y 7 mujeres?

O que otras 26 personas perdieron la vida tras el desplome de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México por falta de mantenimiento en 2021, siendo ella la regente capitalina.

Las imágenes de su ex esposo Carlos Imaz recibiendo fajos de billetes del empresario Carlos Ahumada es otro de los escándalos en que ha estado envuelta Sheinbaum, lo mismo cuando se dio a conocer el nepotismo en las becas millonarias que ha recibido su hija de parte del Conacyt para estudiar en el extranjero mientras que a miles de estudiantes les fueron canceladas.

Y de manera más reciente, se le ha venido reprochando el descuido en que tiene a la capital que gobierna mientras se desplaza con su disfraz de conferencista cada fin de semana a recorrer las ciudades del país. 

Por ejemplo, en una publicación de mediados de este mes se subraya que tan sólo “en lo que va de la segunda mitad del año, ha tomado 16 veces un avión o viajado por carretera para dejar la capital y dar conferencias magistrales a las que la invitan y, de paso, reunirse con empresarios, industriales, maestros, trabajadores y mujeres… y firmar convenios de colaboración con gobernadores morenistas en turno o electos. Lo mismo ha ido al norte, que al centro y al sur”.

Se destaca que el fin de semana más turístico fue octubre, pues no sólo fue su Cuarto Informe de Gobierno ante el Congreso de la CDMX, y los informes no oficiales en el Auditorio Nacional y las 16 alcaldías; también salió cuatro veces a otros Estados.

El día 1 estuvo en Tampico, Tamaulipas, en la toma de protesta de Américo Villarreal. El 22 fue a Monterrey, Nuevo León, donde se encontró con industriales, firmó un convenio de “Buenas prácticas” y dictó la conferencia “Políticas exitosas de Gobierno”.

El 29 estuvo en Puebla, donde habló ante miles de personas sobre sus acciones de Gobierno y, de paso, promovió la iniciativa de reforma electoral de López Obrador. También firmó un convenio de seguridad pública con el gobernador Miguel Barbosa. El 30 voló a Ciudad Juárez, Chihuahua, donde la recibieron con mariachi y habló de “Políticas exitosas de Gobierno”.

Ese fin de semana se juntaron el Gran Premio de la Fórmula 1 -al que Sheinbaum primero calificó de “bastante fifí”-, y luego tuvo que “tragar sapos” al corregir la postura, el Gran Desfile de Día de Muertos, el miniconcierto de Ángela Aguilar, la ofrenda fundamental en el Zócalo y la Procesión Comunitaria. Pero ella estaba ausente”.

Y mientras ella está en campaña, los capitalinos se quejan de mayor contaminación, mala calidad del aire, incremento de violencia, extorsiones y feminicidios, entre los que se encuentran el de la joven Ariadna Fernanda López Díaz en un departamento de la colonia Roma Sur, y el fallecimiento de Lidia Gabriela Gómez, quien se lanzó de un taxi en movimiento en la avenida Ermita Iztapalapa por miedo a sufrir un secuestro, así como las lamentables muertes por negligencia de dos jóvenes que cayeron en una alcantarilla que había sido reportada destapada y no se atendió. 

Pero Claudia está más interesada en su desempeño como “Corcholata” y seguir siendo la favorita del mesías. Por ello no tuvo mayor conflicto en anunciar durante una entrevista de trabajo con Martha Debayle, sus planes de contraer matrimonio con el científico Jesús María Tarriba Unger. 

Sheinbaum parece seguir los pasos de quien ella y sus amigos de la Cuarta Transformación tan mordazmente criticaron, el ex presidente Enrique Peña Nieto.

Claudia busca fabricar su propia novela romántica sacando de la chistera el viejo truco de la boda, para ganar las simpatías que como gobernante no ha podido y no ha querido alcanzar.  

opinión.salcosga@hotmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones