Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

El triple mensaje de una delincuencia desatada

Por: Jaime Barrera

El triple mensaje de una delincuencia desatada

El triple mensaje de una delincuencia desatada

El peldaño de octubre de esta imparable escalada de violencia que hemos padecido a todo lo largo de este 2018 en Jalisco parece llevar un triple mensaje.

El primero fue de bienvenida a las nuevas autoridades municipales y reelectas que iniciaron administraciones el pasado 1 de octubre. Las bandas delincuenciales incrementaron sus ajustes de cuentas y agresiones a la comunidad con lo que hubo un aumento en el número de homicidios. También los recibieron con un asalto bancario millonario inédito, que no pudo haberse cometido sin la complicidad policial.

Los ladrones tuvieron todo el tiempo del mundo, tal vez más que los grafiteros de los vagones de la Línea 3, para desmantelar tres cajeros automáticos y meterse por el techo a la bóveda de la sucursal bancaria en la madrugada.

Les tuvieron también esta semana el asalto y agresión a un grupo de estudiantes participantes en el programa Senderos de Paz con el que, paradójicamente, se trata de enfrentar e inhibir la violencia en torno a los centros universitarios.

El mensaje es claro: muchos policías municipales están más del lado de ellos que de sus nuevos presidentes y sus jefes policiales.

El segundo mensaje del hampa fue una despedida burlona para el Gobierno estatal saliente y una advertencia para el que llega el 6 de diciembre, al acumular una decena de cuerpos más en otra fosa clandestina, ahora en el municipio de Tonalá. Con ese hallazgo se llega a una cifra récord de cadáveres inhumados clandestinamente por las mafias, cuando sigue sin resolverse la crisis por el mal manejo de estos restos mortales en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, que se perpetuó en la memoria colectiva con el episodio del peregrinar del tráiler de la muerte.

El doble ataque a los policías federales en Tala en menos de una semana, y que dejó ya un uniformado muerto y otros gravemente lesionados, parece despedir a un Gobierno federal que fracasó en su estrategia de seguridad y un aviso para el Gobierno federal que llega el 1 de diciembre.

Las características de los ataques, como el último a un convoy de tres patrullas de federales de caminos, una de ellas incendiada, deja claro el poderío de los capos en esa zona.

Por eso bien podemos decir que Tala y otros municipios colindantes de la Zona Valles, se suman a la ya larga lista de regiones de Jalisco con una clara infiltración delincuencial.

El mensaje al Gobierno federal que sale y que viene es que su poderío no sólo ha permeado en policías y gobiernos, sino en una amplia base social que los encubre y protege. Y que eso les permite salir a agredir a los policías que no se coluden, luego ir a esconderse, y salir nuevamente a disparar en grupo contra los policías en menos de una semana como ocurre en Tala.

Ante las constantes burlas y desafíos delincuenciales como estos, lo que urge es saber qué harán para pararlos las nuevas autoridades municipales y los gobiernos estatal y federal que vienen.

Temas

Lee También

Comentarios