Domingo, 20 de Septiembre 2020
Ideas |

El reto: volver a vernos

Por: Pablo Latapí

El reto: volver a vernos

El reto: volver a vernos

El gran reto ahora es encontrarnos de nuevo, regresar urgentemente pero sin prisa a las actividades presenciales.

A la luz del comportamiento reciente de los contagios (una meseta estable), disminución de los casos graves y la mortalidad provocados por el coronavirus tenemos la sospecha de que hemos empezado a desarrollar una cierta inmunidad. Pareciera que aquellos que tenemos hábitos relativamente saludables y nos hemos cuidado razonablemente con las medidas básicas de uso de cubrebocas, evitar los sitios con aglomeraciones, observar la sana distancia, y el lavado constante de manos con agua y jabón o gel antibacterial, ya podemos soportar la presencia de niveles muy bajos del virus en nuestro cuerpo. Podemos sobrevivir sin contagiarnos continuando así con nuestras actividades sin exponernos, insisto, a lugares de alto riesgo con gran concurrencia de gente y durante mucho tiempo.

Y a la luz de esto es que consideramos muy importante empezar a trabajar en lo que nuestro amigo Xavier Orendáin llama la Recuperación Emocional y provocar paulatinamente el regreso a actividades presenciales que en el aislamiento hemos descubierto que son fundamentales para hombres y mujeres.

Hay que pensar ya en algunas clases presenciales, con horarios y grupos reducidos, en escuelas y universidades.

Provocar el regreso de seminarios, conferencias, charlas y talleres, también cuidando los protocolos, pero retomando el que nos veamos con otros cara a cara e intercambiar personalmente conocimientos y puntos de vista.

Si bien es cierto que con las actividades a distancia hemos aprendido mucho de conferencias y pláticas por la vía digital, hemos perdido “el toque” que da encontramos socialmente. Y si hemos podido asistir a clases o cátedras desde las principales universidades del país y del mundo (en la mayoría de las ocasiones gratis), hace falta el contacto con los talentos y líderes regionales para terminar de descubrir que todos hemos sido partícipes de la misma aventura con la pandemia.

Los niños, sobre todo, tienen ya que intercambiar personalmente puntos de vista con personas diferentes a las de sus clanes, y los maestros requieren urgentemente tener la retroalimentación de sus oyentes, aunque sea con sólo mirarles a los ojos y descubrir el impacto de sus palabras.

Cuidándonos de los contagios como lo hemos hecho hasta ahora podemos retomar estas actividades y reencontrarnos como seres sociales sin necesidad de que sean actividades de entretenimiento con exceso de personas. 

Se puede y se requiere.

Es importante que entre nosotros recuperamos esa sana costumbre de volver a vernos a los ojos.

platapi.en.i@hotmail.com

Temas

Lee También