Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Septiembre 2019
Ideas |

El reto de las casas del terror

Por: Jaime Barrera

El reto de las casas del terror

El reto de las casas del terror

Vamos a cerrar la semana 33 del año y ya van al menos 15 fincas que se han localizado en el Área Metropolitana de Guadalajara con hombres y mujeres, y hasta menores privados de su libertad, muchos de ellos golpeados, cohabitando con fosas clandestinas y/o con bolsas con cuerpos desmembrados.

De mayo para acá parece cosa de cada semana.

La más reciente se encontró el lunes pasado en Ciudad Granja, donde se encontraron cinco personas muertas y cinco severamente golpeadas, una de ellas murió mientras era atendida.

De acuerdo con un recuento hecho por Televisa Guadalajara con base en reportes policiales, se han encontrado con vida y sin vida 150 víctimas en estas casas de cautiverio. De éstas, 44 tuvieron la fortuna de vivir para contarla y 97 fueron cruelmente asesinadas. La mayoría de estas casas de la muerte, seis, se ubicaron en Tlajomulco. Cuatro en Guadalajara. Tres en Zapopan. Una en Tonalá y otra en El Salto. Sin duda la localizada en la Colonia El Campanario, en Tlajomulco, donde se hallaron 30 cadáveres, entre enterrados y desmembrados, fue la que más conmoción social causó.

Esta mutación delincuencial, que sin duda significó un punto de inflexión en la escalada de violencia e inseguridad que vivimos desde hace al menos tres años, se empezó a agudizar, como decía arriba, desde mayo pasado, con lo que bien podemos decir que de esa fecha a hoy no hay semana que alguna corporación policial no reporte la localización de una más.

Lo que llama la atención es que invariablemente todas y cada una de ellas se han encontrado porque ha escapado uno o una de las que está en cautiverio, incluso de algunas fincas donde hay vigilantes contratados.

Si de verdad es así, el hecho es doblemente preocupante, uno, porque descartaría que se esté generando inteligencia policial con los detenidos, que ayude a descifrar el modus operandi y así inhibir que esto se siga repitiendo; o dos, porque existe temor de las corporaciones de que las mafias descubran que son ellos los que les están desmantelando sus llamadas casas de seguridad.

Lo que también preocupa es que estas casas ya no se localizan sólo en la periferia de la ciudad en zonas relativamente aisladas, sino en populosas colonias y sobre calles y avenidas de un alto movimiento vial y de peatones, que supone necesariamente complicidades policiales.

Urge pues que las autoridades y las policías federales, estatales y municipales pasen ya de sus hipótesis de que todo se debe a las disputas entre los cárteles del crimen organizado que de nada han servido para detener esta nueva expresión de violencia, se coordinen de mejor forma, ajusten sus estrategias e identifiquen a sus elementos que lejos de detener a quienes cometen estos secuestros, les dan libertad de movimientos.

Cerrar el paso para que las casas del terror no se nos hagan costumbre, esté quien esté detrás de ellas, debe ser una prioridad para la recién llegada Guardia Nacional, para la Coordinación estatal de seguridad, y para la naciente Policía Metropolitana.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios