Miércoles, 08 de Abril 2020
Ideas |

El rector se queda con la agenda feminista

Por: Jaime Barrera

El rector se queda con la agenda feminista

El rector se queda con la agenda feminista

Comenté ayer aquí lo desconcertante que fue para millones de mujeres que participaron en las marchas del domingo pasado, tal vez las más nutridas de la historia, y en el inédito Paro Nacional del lunes 9 de julio, la respuesta que dieron a sus pancartas, consignas y ausencias los gobiernos federal y estatal.

Si un objetivo tenía este movimiento feminista que se robusteció como nunca con la ola de feminicidios en todo el País y alcanzó su mayor visibilidad el pasado 8 y 9 de marzo, que salieron a las calles primero y se ausentaron después para exigir un freno a la violencia en su contra y por la equidad de género, era el cambio y los ajustes en las políticas públicas que han sido a todas luces insuficientes y desacertadas para hacer frente a este flagelo, que es parte del grave problema de inseguridad en el país.

Para sorpresa de todos, tanto el Presidente Andrés Manuel López Obrador, como en el caso de Jalisco, el gobernador Enrique Alfaro, manifestaron en el día después de esas potentes manifestaciones que sus estrategias para combatir las violencias contra las mujeres en nada cambiarían, cuando lo que se esperaba era apertura para escuchar los reclamos y las críticas, y partir de ahí readecuar, en conjunto con los colectivos feministas y las organizaciones pro mujer de la sociedad civil, sus planes y acciones de gobierno para atender esta problemática.

Ante esta indiferencia al clamor feminista que marcó el fin de semana pasado un antes y un después en la larga y sufrida lucha contra la violencia y por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en una sociedad mexicana donde prevalece una profunda y arraigada cultura machista que las ha oprimido históricamente (las respuestas oficiales a sus demandas en cuestión, son la mejor prueba de ello), vale la pena dejar consignada la actitud y postura asumida por la Universidad de Guadalajara y su rector general, Ricardo Villanueva Lomelí, quien definitivamente se quedó con la agenda feminista al atender más que nadie los señalamientos,  cuestionamientos e inquietudes planteadas en las marchas del Día Internacional de la Mujer.

Esta voluntad quedó materializada con la visita que hizo personalmente el rector, al día siguiente de la marcha, a los muros y a la explanada de la rectoría universitaria para tomar nota de las acusaciones de acoso y otras violaciones a los derechos humanos de las alumnas que quedaron plasmadas ahí en las pintas de protesta, y la decisión institucional de no borrarlas hasta no sistematizarlas y abrir los expedientes respectivos.

El reto será ahora mostrar con acciones contundentes que no se trató sólo de un acto retórico de relumbrón, y que se irá a fondo en la erradicación del grave problema del acoso sexual en las aulas y en las oficinas universitarias, que como en muchas otras instituciones, se ha padecido siempre. Pero por lo pronto, el posicionamiento del rector ante los reclamos feministas contrastó y dejó ver en toda su dimensión la insensibilidad y falta de empatía del gobierno federal y estatal ante esta agenda, en pleno año de revisión de los compromisos contraídos por el gobierno mexicano hace 25 años en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing de 1995, que la ONU considera como el programa más visionario para el empoderamiento de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También