Jueves, 28 de Mayo 2020
Ideas |

El COVID-19 y la curva que no se aplana

Por: Gaspar Reza Maqueo

El COVID-19 y la curva que no se aplana

El COVID-19 y la curva que no se aplana

El pasado 29 de abril, en relación con la evolución de los contagios por COVID-19, el Presidente de la República dijo en su conferencia mañanera: “se redujo el contagio, se volvió horizontal, se aplastó la curva”.

Como ha ocurrido anteriormente, el vocero oficial López Gatell no se atrevió a desmentirlo y salió del paso con su ya probada habilidad para cantinflear: “las estrategias implementadas contra el coronavirus han permitido reducir cerca del 60% a 75% de la cantidad de contagios”.

Sin embargo, los datos al 21 de mayo muestran un crecimiento continuo de los contagios; y así se le vea con el mayor optimismo, la realidad es que no se ve el anunciado “aplanamiento de la curva” aún. El aplanamiento se logrará cuando la línea de contagios deje de crecer aceleradamente, lo cual todavía no sucede.

La gráfica que se presenta a continuación fue elaborada a partir de los reportes diarios de la Secretaría de Salud, los que de antemano asumimos están subestimados (el no hacer pruebas diagnósticas suficientes lo implica). Consecuentemente, podrían multiplicarse los casos por 8, por 10 o por 20; de cualquier modo, la tendencia sería la misma, y lo que buscamos ahora es saber si se ha logrado disminuir el crecimiento de la epidemia.

La gráfica lineal muestra el avance acumulado de casos confirmados, que se acerca a los 60,000; es decir, esta variable siempre irá en ascenso, aunque llegará el momento en que el crecimiento sea menos pronunciado y se convierta hipotéticamente en una línea horizontal (lo cual evidentemente aún no sucede).

La gráfica de barras representa los casos nuevos que se suman cada día; por lo que en el momento en que la epidemia empiece a ser controlada, los contagios deben mostrar una reducción continua diariamente, hasta llegar idealmente a cero. Aquí se aprecia que los contagios van en aumento, en la última semana siempre aparecen arriba de 2000.

A continuación, se presentan las gráficas para el Estado de Jalisco, las que muestran una tendencia similar a la del país. Es decir, estamos aún lejos de ralentizar la curva, por lo que el aislamiento social debe proseguir mientras esto no ocurra.

Asumir que ya estamos regresando a la normalidad, o cuando mucho esto ocurrirá el 1 de junio, es una apuesta muy riesgosa que podría provocar un repunte de serias consecuencias.

Finalmente, se exponen unas gráficas de España, en las que se observa cómo la curva ha sido aplanada.

En España, el inicio de la fase de emergencia se dio el 15 de marzo, a partir de esa fecha las medidas de confinamiento fueron muy severas. Fue hasta el 4 de mayo cuando emprendieron acciones graduales para el desconfinamiento; es decir un mes después que la curva alcanzó la parte más alta de la campana, e inició el decrecimiento continuo de los contagios diarios.

Considerando lo anterior ¿no será que en México y en Jalisco nos estamos apresurando a reactivar actividades? Mejor, quienes tenemos posibilidades de hacerlo, sigamos permaneciendo en casa mientras no veamos que de verdad la curva se aplana.

Coronavirus

Temas

Lee También