Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

Drogas y cárteles: regulación contra la violencia

Por: Jorge O. Navarro

Drogas y cárteles: regulación contra la violencia

Drogas y cárteles: regulación contra la violencia

La violencia y sus terribles consecuencias son visibles en todo el país. El reciente episodio del mal  manejo de cadáveres en Jalisco es una prueba clara en el nivel local, donde padecemos un promedio de homicidios de al menos cuatro por día. Pero hablar de los hechos y las estadísticas no responde la pregunta fundamental: ¿cómo y cuándo vamos a ver que se detenga esta ola de violencia?

Aventuremos una respuesta, tomando como referencia lo que este 24 de septiembre ofreció la Comisión Global sobre Políticas de Drogas, en la que participa el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo Ponce de León, junto con otros ex mandatarios nacionales y representantes de gobiernos en ejercicio.

¿Qué proponen los miembros de esta comisión? REGULACIÓN.

Es otro término para referirse a la liberación en la producción y consumo de algunas drogas, sobre todo la mariguana.

La postura es tan controversial, que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utilizó su poder de convocatoria para lanzar un mensaje contundente en la ONU, en el que defendió la postura prohibicionista que ha estado vigente prácticamente desde la gestión de Ronald Reagan, en la década de los años 80 del siglo pasado.

México, uno de las naciones más afectadas por la lucha contra las drogas -o la más perjudicada- exhibió otra vez su falta de acuerdos internos. Por una parte, Ernesto Zedillo defendiendo la regulación y por otra, el todavía canciller mexicano, Luis Videgaray, aplaudiendo y felicitando a Trump en la misma sede de la ONU.

¿En qué consiste la regulación que proponen personajes como Zedillo y el ex presidente colombiano César Gaviria? En dejar de penalizar y perseguir la producción, trasiego y consumo particular de mariguana. ¿Qué efecto tendría esto? Teóricamente, la reducción de una parte de la violencia que azota al país y le ha costado decenas de miles de desaparecidos y asesinados en las últimas décadas. Al estar legalizado el consumo, el Estado podría entonces regularlo; lo sacaría de las sombras del prohibicionismo y hasta se registrarían efectos como el cobro de impuestos sobre la potencial venta legal.

Aunque Luis Videgaray acudió a respaldar el discurso de Trump, aún está vigente el discurso del Gobierno federal en el sentido de que México “pone los muertos” y además es el mercado cautivo del tráfico de armas provenientes de Estados Unidos, donde también en teoría, no deberían permitirlo. Justo esas armas son las que las organizaciones criminales utilizan para afianzar su poder de facto que tanto ha debilitado al Estado mexicano.

Obvio, queda pendiente atender la mayor preocupación de quienes se oponen a la despenalización de la mariguana: el aumento del consumo y las adicciones. Aunque las encuestas sanitarias muestran año con año que el consumo crece (y a más temprana edad), a pesar de estar prohibido, lo que hace falta es una estrategia paralela para levantar una infraestructura de salud que informe a los niños y jóvenes, y que atienda a los adictos.

Acompañar ambas cosas: regulación y atención sanitaria, es una opción real, medible y sobre todo, potencialmente eficiente, para detener la violencia que sigue segando vidas y llenando de violencia al país, a pesar de todos los discursos políticos y electorales.

Temas

Lee También

Comentarios