Lunes, 22 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Disparate

Por: José Rodolfo Castro

Disparate

Disparate

Hace tiempo Julio César Chávez Jr., debió anunciar su retiro de los cuadriláteros, decisión difícil, es lo único que sabe hacer, boxear. Heredero de la marca de su padre, el Emperador JC, un gigantesco activo que ha ido dilapidando hasta prácticamente quedarse sin nada.

Con presencia física, presumiendo el histórico gancho al hígado, el público lo reconoció en un chasquido de dedos como el heredero natural del imperio en aquel año 2003, su debut profesional en Culiacán, le ganó decisión a Jonathan Hernández. Un ascenso acompañado de entusiastas augurios, negocio que apuntaló TV Azteca para la continuación de arenas llenas, de estadios hasta el tope. El imperio crecería.

Las Vegas no podía quedarse con los brazos cruzados, celebraba el negocio casi inmediatamente. Julio César Chávez Jr., retumbo el enorme nombre al gritarlo el anunciador oficial en el MGM Grand en 2004, noche en la que derrotó a Oisin Fagan por decisión. Con registro inmaculado, subió al ring instalado en el Staples Center en Los Angeles, para enfrentar a Sbastian Zbik el 4 de junio de 2011 y conquistar el campeonato mundial medio CMB. Aficionados de todo el mundo, mantenían su aprobación, el hijo de la leyenda escribía su propia historia, un camino que lo conduciría a la consagración, tiempo en que el tapatío Saúl "Canelo" Alvarez, hacía fila para que el junior le ofreciera una oportunidad.

Así es el boxeo, la mayoría de sus exponentes ingresan a la sala de entrenamientos por hambre de gloria, y de la otra, a este grupo pertenece el enorme JC. En 2006, el tapatío Omar "Maestrito" Niño, recién casado, su esposa esperaba bebé, trabajaba en una fábrica, y se preparaba para enfrentar al peligroso estadounidense Brian Viloria en Las Vegas. Por las mañanas iniciaba con su acondicionamiento físico, corría en el parque González Gallo de Guadalajara, en ese escenario confió que no le alcanzaba su sueldo para alimentarse bien, "hay noches en que mi cena es una maicenita de las cajitas más chicas, la abro y me la tomo así en directo, antes le aseguro su alimentación a mi esposa". Fue a Las Vegas y destronó al hawaiano Viloria por decisión unánime, ofreció cátedra. Lamentablemente la Comisión Atlética de Nevada le quitó el campeonato mundial en el escritorio, porque no pasó el examen antidoping. "Maestrito" inmediatamente se hizo pruebas en la UCLA, Universidad de California en Los Angeles, con resultado negativo, estudios que no le quisieron recibir los comisionados de Nevada. José Sulaimán Chagnon, entonces presidente del CMB, dijo que "la Comisión Atlética de Nevada es enemiga de los boxeadores mexicanos". Niño se coronó campeón mundial minimosca CMB en 2010, destronó al filipino Rodel Mayol en la Plaza de Toros San Juan del Río.

Chávez Jr., debió crecer sin apremios económicos, tras la derrota ante el astro argentino, Sergio "Maravilla" Martínez, lo destronó como campeón mundial medio CMB, además de quitarle el invicto, lo derrumbo. El sinaloense ha trabajado por regresar, no le ha alcanzado, mantiene enemistad con la disciplina. Una segunda etapa en la que se le observa terquedad, actuaciones en las que proyecta fastidio, harto de estropearse el físico.

Que haya lanzado reciente reto a "Canelo" para que se monte revancha, es otro disparate. JC junior, como su hermano Omar, debieron cambiar de giro hace muchos años, fundar una empresa para comercializar la marca de papá, ya en tazas, camisas, pantalones, llaveros, y un largo etcétera. Retirarse definitivamente del boxeo es lo más saludable, en sus presentaciones se advierte que en cualquier instante se podrían tener hechos que lamentar... Y por ahí estaré atisbando.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones