Miércoles, 06 de Julio 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Marcelo con Morena y sin Morena

Por: Diego Petersen

Marcelo con Morena y sin Morena

Marcelo con Morena y sin Morena

Marcelo Ebrard decidió lanzar formalmente su precandidatura a la presidencia de la república. Tras un periodo de silencio autoimpuesto -no participó en el ejercicio de revocación de mandato ni en la campaña de linchamiento contra los diputados que se opusieron a la reforma eléctrica-, el canciller mexicano decidió que, a 25 meses de la elección para presidente, ya es momento de abrir las cartas.

A diferencia de Claudia Sheinbaum, que busca posicionarse como la más pejista entre los amlistas y que repite lo que dice y hace el presidente para tener su aprobación, o de Adán Augusto López, que quiere que lo vean como el continuador, o incluso de lo que hace Ricardo Monreal de poner distancia y destacar que es un político con ideas propias y que no siempre está de acuerdo con el presidente, Marcelo ha optado por una estrategia de no confrontación, pero con la menos sumisión posible. 

Ebrard ha dicho que va porque va, dejando ver que si no es por Morena será candidato por otro partido. Hay quien lo ve en MC o incluso en el Verde. No hay duda de que por él ese sería el orden de preferencia, sin embargo, la pregunta es si es factible, si el presidente permitiría o le conviene tener más de una candidato o, más aún, si toleraría un desacato de esa magnitud.

Claramente Marcelo no es el candidato más cómodo para el presidente. No es su primera opción. Aunque han recorrido muchas batallas juntos -Ebrard sucedió a López Obrador en Ciudad de México en 2006 y le cedió la candidatura a la presidencia en 2012-, el estilo y la visión del canciller no asegura una continuidad como la que López Obrador ha esbozado como ideal. Hijo desplazado del salinismo, fundador de un partido autodenominado de centro (el Partido de Centro Democrático, PCD) al lado de su mentor, Manuel Camacho, formado más en el pragmatismo que en el idealismo, Marcelo Ebrard tiene tantas o más simpatías en el antilopezobradorismo que dentro de su partido. Esa es al mismo tiempo su gran virtud y su terrible debilidad.

¿Puede Marcelo ser competitivo fuera de Morena? En principio sí. Aunque falta mucha agua por pasar en el gobierno de López Obrador y la respuesta está más en cómo termine la gestión de este gobierno, Marcelo es el más potable entre las corcholatas presidenciales. Es decir, son muchos los antilopezobradoristas que estarían dispuestos a votar por él y que lo ven como una opción moderada. Siendo, pues, un candidato que amplía el espectro de votación fuera de Morena, tiene sin embargo una espada de Damocles que pende sobre su cabeza: el derrumbe de la Línea 12. Ese as lo tiene el presidente.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones