Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Agosto 2019
Ideas |

Diario de un snob

Por: El Duque De Tlaquepaque

Mientras que la Alta Sociedad estadounidense finalmente quedó constituida hacia 1892 en el baile de los 400 que da Mrs. Astor en su palacete neoyorquino... Aquí en México Nacho de la Torre y su esposa Amadita Díaz dan un baile de gala en su casa de campo en Tacubaya en honor de Doña Catalina Cuevas de Escandón para el cual se habían girado ¡1,200 invitaciones! Entre la muy bien constituida, siglos atrás Alta Sociedad mexicana que incluía desde descendientes de los conquistadores a grandes personajes políticos y sociales de los tiempos “imperiales” y, desde luego a toda la plana mayor que trajo consigo la segunda mitad del S. XIX y el porfiriato. Aquí en uno de los salones de la casona vemos una elegantísima mesa y los invitados ídem. CORTESÍA / F. Partida

Mientras que la Alta Sociedad estadounidense finalmente quedó constituida hacia 1892 en el baile de los 400 que da Mrs. Astor en su palacete neoyorquino... Aquí en México Nacho de la Torre y su esposa Amadita Díaz dan un baile de gala en su casa de campo en Tacubaya en honor de Doña Catalina Cuevas de Escandón para el cual se habían girado ¡1,200 invitaciones! Entre la muy bien constituida, siglos atrás Alta Sociedad mexicana que incluía desde descendientes de los conquistadores a grandes personajes políticos y sociales de los tiempos “imperiales” y, desde luego a toda la plana mayor que trajo consigo la segunda mitad del S. XIX y el porfiriato. Aquí en uno de los salones de la casona vemos una elegantísima mesa y los invitados ídem. CORTESÍA / F. Partida

Espléndida imagen de Carmelita Romero Rubio de Díaz, la muy querida esposa del eterno presidente Porfirio Díaz en 1904. El porte, distinción y estilo la hacían lucir como una auténtica reina de una corte europea. Las miles de perlas en minúsculas sartas, y el broche con el que se las sujeta al cuello son de una riqueza pocas veces vistas. Ni que decir del collar de cabouchones rodeados de diamantes. A su lado la tal Mrs. Astor bien podría pasar como su “femme de menage” (criada). No por nada México le llevaba en la época a los USA casi 400 años de refinamiento, cultura y tradición. CORTESÍA / F. Partida

Espléndida imagen de Carmelita Romero Rubio de Díaz, la muy querida esposa del eterno presidente Porfirio Díaz en 1904. El porte, distinción y estilo la hacían lucir como una auténtica reina de una corte europea. Las miles de perlas en minúsculas sartas, y el broche con el que se las sujeta al cuello son de una riqueza pocas veces vistas. Ni que decir del collar de cabouchones rodeados de diamantes. A su lado la tal Mrs. Astor bien podría pasar como su “femme de menage” (criada). No por nada México le llevaba en la época a los USA casi 400 años de refinamiento, cultura y tradición. CORTESÍA / F. Partida

Si las norteamericanas ricas y jóvenes eran muy “vistosas” dudamos que alguna superara a Amadita Díaz una de las hijas del Gral. Porfirio Díaz. Aquí la vemos en la flor de su juventud y recién casada con Nacho de laTorre luciendo un talle de avispa y unas joyas que solo los Romanov pudieron haber tenido en sus “budoirs”. CORTESÍA / F. Partida

Si las norteamericanas ricas y jóvenes eran muy “vistosas” dudamos que alguna superara a Amadita Díaz una de las hijas del Gral. Porfirio Díaz. Aquí la vemos en la flor de su juventud y recién casada con Nacho de laTorre luciendo un talle de avispa y unas joyas que solo los Romanov pudieron haber tenido en sus “budoirs”. CORTESÍA / F. Partida

Mrs. Astor, la dizque legendaria anfitriona por excelencia del Nueva York de los 1890’s, solo tuvo una rival en el arte de recibir y ofrecer fiestas: Mrs. Alva Vanderbilt aquí posando para una fiesta de disfraces y la que jamás dio su brazo a torcer. Mrs. Astor tuvo que fingir cierta humildad y pasar a saludar a su rival para de este modo lograr que se les invitara a la inauguración de su nueva mansión en Fifth Avenue y 52nd Street, la última invitación que quedaba en blanco se rotuló de inmediato para Mrs. Astor y familia. CORTESÍA / F. Partida

Mrs. Astor, la dizque legendaria anfitriona por excelencia del Nueva York de los 1890’s, solo tuvo una rival en el arte de recibir y ofrecer fiestas: Mrs. Alva Vanderbilt aquí posando para una fiesta de disfraces y la que jamás dio su brazo a torcer. Mrs. Astor tuvo que fingir cierta humildad y pasar a saludar a su rival para de este modo lograr que se les invitara a la inauguración de su nueva mansión en Fifth Avenue y 52nd Street, la última invitación que quedaba en blanco se rotuló de inmediato para Mrs. Astor y familia. CORTESÍA / F. Partida

En la imagen la que fuera la “Queen Bee” de la alta sociedad neoyorquina y, creadora de la misma. Así Mrs. Astor en muy publicitado Baile de los 400 se logra posicionar como la reina de esa dizque Sociedad... Claro, aunque con 350 años de retraso en comparación con la verdadera Alta Sociedad del continente Americano como lo fue y ha sido la mexicana. Comparemos la imagen de Mrs. Astor con la de Carmelita de Díaz... y resulta risible la fealdad de la americana contra la belleza, elegancia y aplomo de nuestra antigua Primera Dama. CORTESÍA / F. Partida

En la imagen la que fuera la “Queen Bee” de la alta sociedad neoyorquina y, creadora de la misma. Así Mrs. Astor en muy publicitado Baile de los 400 se logra posicionar como la reina de esa dizque Sociedad... Claro, aunque con 350 años de retraso en comparación con la verdadera Alta Sociedad del continente Americano como lo fue y ha sido la mexicana. Comparemos la imagen de Mrs. Astor con la de Carmelita de Díaz... y resulta risible la fealdad de la americana contra la belleza, elegancia y aplomo de nuestra antigua Primera Dama. CORTESÍA / F. Partida

* ¿Quién inventó la (alta) sociedad? Parte II.

* Remembranzas de una recepción en el Palacio de Cañedo en 1856.

* ¿El motivo? Las bodas de Margarita Cañedo y J. Ignacio Matute.

* ¿El río Jordán en Guadalajara?

Y con la tormenta/ciclón del lunes pasado queda más que demostrado que si por las entrañas de Guadalajara no pasa el Río Jordán... como cuenta la tradición.... pue’n que brutos somos al no aprovechar semejantes aguaceros esta vez sí más fuertes que nunca para echar abajo la ya inoperante CALZADA INDEPENDENCIA y revivir el río que en 1910 lo convirtieron en el sistema de drenaje de la ciudad, matando de golpe y porrazo lo que hoy sería un auténtico atractivo a nuestra desfigurada ex “Sevilla de América”... igual con el arroyo (río) del ARENAL hoy Av. La Paz. San Antonio, Texas, de ser una ciudad sin chiste alguno gracias a que en algún momento reactivaron lo que había sido el río que atraviesa la zona central se convirtió en un polo turístico. Si el río es como de Disneylandia o El País de Magusin (para los tapatíos de adeveras) no deja de todas formas de crear un ambiente animado y lucidor. Lo gastado en trenes ligeros a 25 metros de profundidad ya hubiese pagado el tren bala a Cd. de México y hasta hubiesen sobrado fondos para el Río San Juan de Dios y sus 14 puentes... En fin, OCURRENCIAS de políticos de antaño y hogaño y he aquí las consecuencias... Solo ya nos faltaría un tornado como en EL MAGO DE OZ pero sin el país de OZ ni JUDY GARLAND y sus zapatillas rojas cantando “Over the Rainbown”... Pero bueno, volviendo al tema que nos atañe y continuación de la pasada semana en donde los vecinos del país que se adjudica la AMÉRICA entera pero que son los USA insisten en creer que “ellos con una fiesta dada por un tal MRS. ASTOR (nueva rica en su época of course) para 400 invitados”. Inventan un estilo de vida y usos que hasta hoy se conoce como ALTA SOCIEDAD... y bueno que pena pero ya lo señalamos, acá les llevamos 350 años de delantera en esto del refinamiento y de saber comer con cubiertos (de plata claro está) siendo una auténtica SOCIEDAD a la europea/mexicana. Abreviamos una reseña de una gran boda entre MARGARITA CAÑEDO y JUAN I. MATUTE celebrada en la Nochebuena de 1856 en la Capilla del propio PALACIO DE LOS CAÑEDO a espaldas de Catedral, oficiando la ceremonia el canónigo Don JUAN JOSÉ DE CASERTA FITZ-DAENS STUART, a la postre Barón de Caserta y marqués de Real de Mezquital, gran personaje de gran linaje e ideas liberales. La novia se veló con Mantilla de Blonda sostenida por broches de enormes brillantes y ampón vestido de raso de seda crujiente y encajes de Brujas. Así pues la recepción posterior y cena “placee” para unos 500 invitados sirvió como cena de Navidad y banquete de bodas. Literalmente toda Guadalajara que “brilla y figura” estaba allí. En el “piano nobile” del Palacio familiar y en los inmensos salones se acomodó la elegantísima concurrencia atendidos impecablemente por lacayos con calzón corto de terciopelo y casaca roja con la botonadura y las armas de la casa grabadas en oro. La orquesta ubicada en el salón principal arranco con Los Lanceros, siguiendo el orden de toda gran fiesta que se respete para concluir con los walzes a la moda. Así bajo la imponente araña de cristal de Murano de 200 velas las jóvenes parejas comenzaron a rendir culto a TERPSICORE y en tanto aquí y allá se escuchaba el frou-frou de las galas femeninas, el singular aleteo de los más ricos abanicos “Mil Caras” llegados del Oriente por SAN BLAS y risas y saludos por doquier. Los enormes tibores de la China y del Japón se mezclaban con candelabros de plata colocados en artística forma. Tiestos de maravillosas flores tan frescas como las bellas tapatías en esta gran celebración. A la una en punto de la madrugada callo la orquesta de súbito y ocho mozos colocados en pares en distintos ángulos del gran salón a manera de “bastoneros” anunciaron dando los clásicos golpes en el piso… “Señores... señoras… la cena está servida, favor de pasar al Salón Comedor”. Si los placeres de la vista en el salón principal cumplieron más allá de sus propósitos que decir del gran comedor. Una enorme mesa a manera de buffet dispuesto con las más exquisitas viandas de la vieja cocina tapatía virreinal y los platos a “la mode” que nos llegan de París. Impecable cubertería de plata con el monograma de “famille”... sendas bandejas de plata de la más alta calidad lanzando destellos que se multiplicaban con los candelabros de lo mismo y las iridiscentes prismas del enorme candil suspendido en lo alto y haciendo un deslumbrante contraste con los muros cubiertos de Damasco encarnado. Una gran ocasión y ésta sin duda lo fue... Así no faltó la cristalería de Bohemia y de La Granja de San Ildefonso en perfecta armonía con sendos cuencos, jarrones y vajilla de la china ora azul y blanco, ora “famille rose” o las nuevas porcelanas llegadas de la Europa como Sevres o “Vieux París” sobre blanquísimo mantel de lino y encajes y guirnaldas de verde follaje y como platillo principal el TURCO DE BODAS. Largo seria describir en el salón continuo la mesa de postres que haría palidecer a cualquier corte europea... lo que no podemos omitir es la belleza y coquetería de las hijas de Jalisco que, al verse reflejadas en los enormes y exquisitos espejos y, a la tintineante luz de velas y cornucopias cruzabanse miradas con los jóvenes apuestos mientras hacían agitados movimientos con el abanico o discretamente se arreglan el escote de su “toilette”... Los ojos dicen más que mil palabras... ¿cuántos matrimonios no se hubieron de haber concertado en esa noche tan especial entre el cruce de la mirada de tantas lindas tapatías?... Al fondo la orquesta arrancaba con un delicioso y cadencioso Walz... ¿acaso un Walz sin fin?

Temas

Lee También

Comentarios