Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Diario de un snob

Por: El Duque De Tlaquepaque

Diario de un snob

Diario de un snob

• La biblioteca del Obispo tapatío Gómez de Parada
• Una de las más importantes de la América
• A 340 años del natalicio del notable Obispo
• Recién falleció el Dr. Gabriel Ayala y de Landero

Es un lástima, una pena que ni las autoridades estatales y municipales a todos niveles (salvo las excepciones de rigor) sepan o al menos hayan escuchado “de oídas” —como dirían en mi pueblo— la importancia que GUADALAJARA tuvo como capital de un Reino y no era en modo alguno “Cuautitlán” como despectivamente la célebre y linajuda dama la GÜERA RODRÍGUEZ describe la Cd. de Querétaro para toda aquella población que —según ella— no fuera la Cd. de México. Ya lo hemos venido comentando desde años y años atrás. Esta ciudad que habitamos nació para ser grandiosa y si no para muestra tenemos el HOSPICIO CABAÑAS, sin duda el más imponente y extenso recinto en su tipo en todas las Américas y la propia España y, tan sólo superado tal vez por El Escorial. Esto y muchísimos asuntos más reiteran nuestra tesis de que Guadalajara al ser el último punto de la civilización Occidental y además de donde se organizaron las expediciones para las Islas Filipinas y el Norte del Continente se afanaron las cabezas reinantes en dotar a este Reino de una cierta clase de personas notabilísimas no entre la primera nobleza, sino entre los Hidalgos que vienen a ser los nobles auténticos pero sin el consabido papelito o el título expedido y caligrafiado por alguna de las dinastías que en su tiempo reinaron en lo que hoy conocemos como España. Entre las grandes mentiras que nos han hecho creer los del “Altiplano” es aquella de que sólo las mejores bibliotecas se llegaron a formar en la hoy CDMX... y, que nadie leía en las ciudades del interior.

Ciertamente los libros llegaron a ser tan o más caros que un plato de porcelana de la “Compañía de Indias” y que las librerías no se conocían como hoy las tenemos conceptualizadas. Pero al costo que fuera en Guadalajara, en Tepic, en Lagos, en Sayula y otros sitios más hemos venido encontrando suscriptores que desde el Siglo XVI recibían desde las capitales Europeas las “novedades” editoriales en los temas imperantes de la época, ya fueran Teología, tratados de Filosofía, diccionarios, biblias y hasta novelas de Caballería y de la Picaresca, o bien libros de poemas y lo mismo en castellano que en idioma italiano o francés. Esto viene al caso por dos situaciones que nos dan perfecta idea del porqué de las cosas. De entrada se debería de estar celebrando el 340 aniversario del natalicio del célebre Obispo Don JUAN GÓMEZ DE PARADA, quien vio la luz un 13 de Marzo de 1678 en esta Guadalajara y miembro de una antigua e ilustre familia los que se afanaron para que joven retoño se educara en el muy importante COLEGIO DE SAN JUAN en esta ciudad de donde pasó al de SAN ILDEFONSO en Cd. de México con tan buen nivel que traía consigo del de SAN JUAN, que pronto le admiten en la importantísima UNIVERSIDAD DE SALAMANCA, recibiendo las ordenes sacerdotales en Madrid en 1699 y pocos años más tarde es consagrado en México, Obispo de Yucatán, paso después a la cabeza del Obispado de Guatemala y por último, en 1736 ser nombrado Obispo de Guadalajara cuya extensión de este Obispado fue por siglos tal vez el más extenso del MUNDO católico y del que dependieron muchísimos asuntos capitales en lo religioso, como en lo político y administrativo para el engrandecimiento de la América y la España, así como de la CIVILIZACIÓN en los cuatro puntos cardinales del Orbe. El Obispo PARADA muere el 14 de Enero de 1751 no sin antes lograr reunir un acervo de entre cuatro y cinco mil volúmenes en su Palacio Episcopal que de milagro aún existe en la contra esquina del TEATRO DEGOLLADO. Al parecer desde muy pequeño tomó el buen habito de la lectura lo que llevado más tarde a su afición por los libros lo llevó a conseguir y adquirir los libros más raros, los de mejor calidad, los impresos más correctos y sobre cualquier materia aun y que a la Santa Inquisición le pareciera o no “políticamente correcto”.

El Obispo PARADA fue un espíritu libre como otros tantos Tapatíos adelantado a su tiempo y su cuerpo fue sepultado en la Iglesia del CONVENTO DE SANTA MARÍA DE GRACIA (desde luego no podía haber sido en otro sitio) cuyo patronato fue por siglos de los GÓMEZ DE PARADA. El gran salón principal del Palacio del Obispo conjunto lo mismo los más maravillosos libros como exquisitos muebles, esferas celestes y globos Armilares, jarrones de la mejor porcelana China y plata de la mejor calidad destacando un soberbio escritorio de ébano en cuyas gavetas y cajoncillos se encuentran bien dispuestos objetos únicos y raros cual si fuera un Gabinete de Maravillas. Los libros reunidos en Guadalajara más unos 15 enormes cajones que se remitieron desde el Puerto de Cádiz a esta capital la biblioteca se enriqueció y en agradecimiento a otra de su Alma Mater (como lo fue el Colegio Mayor de Sta. María de Todos los Santos en México) donó una gran parte de la misma con la consigna de que se sirvieran de ella los propios estudiantes y quien deseara consultarla. Según cita don JUAN JOSÉ DE EGUIARA —EGUREN en su libro BIBLIOTECA MEXICANA y no lo dudamos, la biblioteca del Colegio de Sta. María de Todos los Santos al ser reforzada por la donada por el ilustre Señor GÓMEZ DE PARADA excedía en riqueza  y rareza a la BIBLIOTECA CORDESIANA de PARIS. Al clausurarse el plantel DE TODOS LOS SANTOS, libros y documentos fueron a parar a la de SAN ILDEFONSO por gestiones de JOSÉ MARÍA TORNEL... pero años después y con guerras y entreguerras solo DIOS sabe dónde fue a parar una de las bibliotecas más importantes no solo de Nueva Galicia y Nueva España... ¡sino del Nuevo Mundo... Sic Transit Gloria Mundi! Y para concluir no podemos dejar de anotar el reciente fallecimiento de un gran y notabilísimo caballero como lo fue el Doctor GABRIEL DE AYALA y De LANDERO descendiente por manta materna de los más ilustres médicos de su época (el Hospital Ayala lo patrocinó y fundó de su peculio el abuelo de Gabriel) y por la rama materna de la notabilísimas familias DE LANDERO, CASTAÑOS, LUDLOW, WEBER, LÓPEZ PORTLLO, VILLA GORDOA (a propósito de libros y bibliotecas la de los Villa, Fdz. Villa y Gordoa fue otra importantísima y ya hablaremos de esta)... CASTAÑEDA, PACHECO y otras más de origen tepiqueño y perfectamente mezclado con sus pares tapatíos. Misa solemne en LA PAZ ante la asistencia de notable grupo de auténtica OLD GUARD. Nuestro más sincero pésame a su viuda GLAFIRA CASTELLANOS de AYALA, a sus hijas MARÍA, LAURA Y MARÍA DE LAS MERCEDES (Mari Mer) AYALA y CASTELLANOS.

Temas

Lee También

Comentarios