Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 20 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

De la discordia a la amargura

Por: Guillermo Dellamary

De la discordia a la amargura

De la discordia a la amargura

Es un enfado vivir con alguien que discute frecuentemente, que se le hace fácil sacar un enfrentamiento de cualquier cosa. Desde reclamar lo que le parece en el momento, hasta entrometerse e interrogar lo que encuentra sospechoso.

La fatiga es inevitable, algún día te hartas de vivir así, y cuando quieres romper la relación, te das cuenta de que estás atado a un mundo tortuoso del que no es fácil salir. Es cuando surge un desagradable sabor de amargura, que impide disfrutar y gozar de lo que sí se tiene, por culpa de esa nefasta manera de relacionarse.

Como se puede comprender, es algo que sí pasa, los matrimonios enfermos de discordia se echan a perder su calidad de vida en un proceso crónico y enfermizo.

De aquí la importancia de repensar las relaciones de matrimonio a base de evitar, a toda costa, a caer en semejante manera de convivencia.

Los esposos no tienen por qué pensar de la misma manera, de entrada cada quien tiene su opinión y forma distinta de ver el mundo. El diálogo facilita el llegar a un acuerdo y aprender a ceder respetuosamente, sin querer imponer ni obligar al otro.

Se trata de ayudarse mutuamente, de hacer todo lo posible para que se la pasen bien, no para convencer al otro de cómo se debe de vivir la vida, y para ello tener que enfrentarse y discutir.

En esta época, vemos mucha gente amargada, urgida de nuevas relaciones porque ya no soportan la que tienen, porque en su propio hogar no encuentran ni la paz, ni la armonía para vivir con gozo.

Proponemos un alto a la guerra conyugal, un armisticio, un tratado de no violencia, dejar los pleitos y los malos modos, abandonar las emociones destructivas y tóxicas.

Dedicarse mejor a limpiar la basura emocional de la casa interior y levantar un ambiente de mayor armonía.

El hogar no es sólo un espacio para cohabitar, sino debe de ser el mejor lugar para estar. Es el paraíso que estamos construyendo en esta vida. De lo contrario, se van a hundir en su propia amargura.

YR

Temas

Lee También

Comentarios