Sábado, 19 de Junio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

De grabaciones y confesiones

Por: Diego Petersen

De grabaciones y confesiones

De grabaciones y confesiones

Si lo piensas el mundo se va a enterar, reza la sabiduría popular. En tiempos de redes sociales y tecnología al alcance no de todos, pero sí de muchos operadores políticos, las conversaciones que confiesan delitos electorales o corrupción circulan en las redes justo al final de las campañas. No es gratuito, detrás de cada una de ellas hay alguien que los grabó, alguien que lo operó con intención, pero otra vez, las dudas sobre el mensajero no eliminan lo grave del mensaje. Tres ejemplos.

El caso más conocido sin duda es el del director de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación, Omar Cervantes, operando para involucrar al consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, en la campaña del candidato priista a gobernador de Nuevo León. Cervantes, ilegalmente intervenido en su comunicación, renunció; Scherer, el señalado de operar desde su puesto en la Presidencia en la elección de un estado, no ha dicho esta boca es mía.

El alcalde con licencia y hoy candidato a alcalde de MC en Chapala, Moisés Anaya, fue grabado en una conversación con su ex director de Planeación. El tema son unos permisos de urbanización que no cumplían con la norma. El director le hace ver al alcalde que hay problemas con la densidad y con la propiedad, pues uno de los terrenos tiene tres escrituras distintas. En la conversación el alcalde le grita a su subalterno. “Es un p… trato que estoy haciendo yo, y para eso estás ahí, para resolver los tratos que yo tenga que hacer”. La confesión manifiesta debería ser suficiente para que se investigara al alcalde hoy en busca de la reelección. El empresario beneficiado de los permisos apareció después en redes sociales apoyando al candidato emecista.

¿Qué es más grave, la grabación o la confesión? Ambas, nadie debería ser grabado; nadie debería usar el poder, el que sea, para intercambiar favores electorales

El ministro de La Luz del Mundo, Gilberto García Granados, de acuerdo con una nota de Milenio, fue grabado en una reunión en la iglesia Bethel, al oriente de Guadalajara. En dicha reunión el ministro dice: “Se hizo un acuerdo y por esta razón se está apoyando a este señor Carlos Lomelí” (candidato de Morena a la alcaldía de Guadalajara). La razón, lo explica más adelante, es que hace unos meses el hoy candidato ayudó a algunos representantes de la iglesia a conseguir una reunión con Santiago Nieto, el director de la Unidad de Inteligencia Financiera, para tratar de detener las investigaciones por lavado de dinero. Favor con favor se paga. 

Tres botones de muestra de cómo opera el sistema de corrupción durante las elecciones. Todas vienen de grabaciones si no ilegales al menos sin el consentimiento del personaje grabado. ¿Qué es más grave, la grabación o la confesión? Ambas, nadie debería ser grabado; nadie debería usar el poder, el que sea, para intercambiar favores electorales.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También