Viernes, 12 de Abril 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Daños colaterales

Por: Argelia García F.

Daños colaterales

Daños colaterales

Hay algo que me explican y me explican y me vuelven a explicar y no entiendo cómo es que no haya cambiado el procedimiento.

Todos los días paso alrededor de dos horas en el coche y, además de padecer el tráfico cotidiano que -no sé si es mi imaginación- aumenta cada día más, hay un fenómeno que vuelve una peor pesadilla lo antes mencionado.

Día tras día por donde usted transite la ciudad encontrará (sin temor a equivocarme) algún choque obstaculizando la vía por la que va o por la que vuelve, dejando tras de sí un desastre vial de dimensiones trágicas qué hay que librar con mucho más que paciencia.

El morbo, característica inequívoca del comportamiento humano, hace que además frente al caos, casi cada automovilista curiosee, revise, opine y asome la cabeza aprobando, desaprobando, mostrando compasión o caras varias según sea la ocasión.

Sé que hay distintos tipos de percances y no en todos se puede reaccionar de la misma manera. Hay unos choques en los que de a tiro hay que esperar una grúa para que mueva a las partes, sin embargo, hay otros que no y que perfectamente podrían orillarse a no invadir todo un carril o varios.

El famoso “besito” del frenón que deviene por ir en la baba o en el celular es un clásico de esto que quiero ejemplificar. Y sin hablar de los indecentes que se dan a la fuga porque de esos no esperamos nada, si en el mejor de los casos -y creo que por lo visto es la mayoría- ya hay dos partes que esperarán al seguro habiendo o no congeniado quién tuvo la culpa, me pregunto si no podría ser que ya entre particulares, aseguradoras y autoridades permitiéramos que el resto, el famosísimo bien común, fuera la prioridad.

No sé en qué otro país se dé este fenómeno, pero de lo que sí he sido testigo en el admirado primer mundo, es como la gente civilizada (no lo tomemos a mal) en conjunto, las tres partes, se orillan y la vida para los demás sigue de manera casi normal.

Quizá no he sido víctima de algún pelado que no asuma su responsabilidad y he tenido la suerte y buena estrella de sólo tener que esperar a que se acerquen los vecinos, llegue la autoridad, luego o previo el agente de seguros y se resuelva.

Pero, querida ciudadanía, yo también, he de confesar, que por mandato burocrático he sido esa que detiene por horas el tráfico en hora pico teniendo que soportar las miradas curiosas y las llenas de furia también. Y quiero por este medio disculparme con todos por no haber tenido el criterio o la rebeldía suficiente de no asumir lo que es dar prioridad a los demás.

Así que frente a esta pesadilla que se vive por lo menos dos o tres veces a la semana, seamos víctimas o daños colaterales de estas, suplico reflexionemos juntos si esta situación tiene que seguir por este camino o podríamos tomar otro tipo de decisiones.

argeliagf@informador.com.mx • @argelinapanyvina

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones