Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

Costosa traición

Por: Salvador Páramo

Costosa traición

Costosa traición

Más de 39 billones de dólares perdió en valor la empresa más importante de redes sociales en el mundo tan solo cinco días después que se hiciera pública su negligencia a reportar comportamientos sospechosos por varias firmas rusas. Mark Zuckerberg, fundador y presidente del gigante digital, habló por primera vez al público admitiendo culpa y propuso medidas para evitar que se repitan estos ataques cibernéticos sin embargo el público respondió vendiendo acciones de Facebook y criticando sus políticas de privacidad.

Cuando se comprobó la actividad política por parte de los rusos en la mayoría de las plataformas de redes sociales, era evidente que Facebook podría ser la más expuesta y vulnerable a estos ataques. La investigación encontró proselitismo político por parte de los rusos sin importar qué candidato consiguiera la oficina oval si no con el único propósito de dividir al electorado y encender diferencias raciales de grupos supremacistas. Con ironía las ahora probadas “Fake News” lograron convencer al público con alegatos absurdos e insostenibles. La influencia que tiene nuestra interacción con estas plataformas ha cambiado la forma en la que se promueve, propone o se ataca en una campaña electoral.

Facebook recibió un buen golpe al hígado por el papel que interpretó durante las elecciones, pero el hecho de haber vendido información personal de sus usuarios fue la gota que derramó el vaso. Más de dos mil millones de personas al día acceden a Facebook para interactuar con amigos y familiares, al hacerlo estamos inconscientemente regalando información sobre nuestros hábitos de consumo, inclinaciones políticas y perfil socioeconómico.

La acumulación de información de Facebook es invaluable para empresas que buscan posicionar sus productos (mercadotecnia directa al consumidor) pero también una herramienta poderosa y peligrosa. Facebook seguramente sobrevivirá este acontecimiento y seguirá creciendo, pero esta tarjeta amarilla los obliga a reconsiderar sus políticas internas y deben de encontrar una solución para que el que publica vuelva a confiar en su plataforma.

 

Temas

Lee También

Comentarios