Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Abril 2019

Ideas

Ideas |

Corrupción: más de lo mismo

Por: Diego Petersen

Corrupción: más de lo mismo

Corrupción: más de lo mismo

No tengo dudas de que el paso de Antonio Cruces Mada por la Secretaría de Salud fue un desastre; que muy probablemente parte de los 605 millones que denunció ayer el gobernador Enrique Alfaro terminaron en un fin distinto al previsto; que el problema es mucho más grave de lo que alcanzamos a ver e incluso que, a juzgar por la manera en que a través de un video en redes lo vimos gastar en una discoteca de Cancún, es probable que el señor se haya embolsado lo que no es suyo, lo que era de todos. Pero todo eso ya lo sabíamos.

Peor aún, todo esto no es sino la misma historia que hemos venido escuchando desde 1995, hace la friolera de 25 años, para acá de boca de los gobernantes sin que haya pasado nada. Todos los gobernadores prometen perseguir la corrupción y meter a la cárcel a los corruptos y salvo pequeños casos mal armados donde los funcionarios escogidos terminan a salto de mata por unos meses o amparados, no ha habido resultado alguno, todo queda en tronantes señalamientos. No tengo por qué dudar de la voluntad del gobernador actual de perseguir la corrupción, pero tengo muchos motivos para sospechar que no pasará gran cosa.

Denunciar ya no basta; decir que en Jalisco no habrá perdón ni olvido tampoco alcanza

Afianzarse en el poder hablando mal de los de atrás ofrece cada día menos resultados. A Alberto Cárdenas, primer gobernador no priistas después de 70 años, el discurso le dio para tres años, pero cuando brotó el primer escándalo de corrupción en su administración aquello se acabó. Al resto de los gobernadores les ha redituado cada vez menos. Francisco Ramírez Acuña, Emilio González Márquez y Aristóteles Sandoval tuvieron cada uno menos margen que el anterior. De hecho, los ocho mil millones de “irregularidades” que señaló el gobernador priista de la administración de su antecesor flotaron como una nata a lo largo de seis años sin que nada pasara.

Alfaro lleva varias semanas dando a conocer las irregularidades que han ido encontrando, pensando quizá que eso le dará fuerza frente a los gobernados, pero no es así. Denunciar ya no basta; decir que en Jalisco no habrá perdón ni olvido tampoco alcanza. Por el contrario, si la denuncia hecha el día de ayer no tiene efectos será contraproducente. La normalización del combate a la corrupción se va a dar cuando la rueda de prensa no sea para decir que se encontraron irregularidades. Éstas deberían transformarse de oficio en acusaciones y dar a conocer los resultados: hoy fulano fue condenado a prisión y a devolver X cantidad de dinero.

No se puede ser diferente ni ofrecer resultados diferentes haciendo lo mismo.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Comentarios