Lunes, 20 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Cacería humana

Por: Jaime García Elías

Cacería humana

Cacería humana

No les tiran a matar. No los matan, de hecho. Sin embargo, no está muy lejos de la verdad el EZLN (el Ejército Zapatista de Liberación Nacional que cobró notoriedad al levantarse en armas, el 1o. de enero de 1994, intentar tomar siete cabeceras municipales del estado de Chiapas, y, en su Declaración de la Selva Lacandona, manifestar que, más que el poder, buscaba lo que todos los seres humanos en el lugar del mundo en que les tocó nacer: “trabajo, techo, tierra, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”), el documento difundido el sábado, en que califica de “cacería humana” el operativo conjunto del Instituto Nacional de Migración y la Guardia Nacional orientado a contener o desarticular, por la buena o por la mala, las caravanas de migrantes -hombres, mujeres y niños-, centroamericanos y caribeños, que intentan cruzar el país y llegar a los Estados Unidos.

-II-

La llamada “crisis migratoria” en que México se ha visto involucrado, se agudizó en la “era Trump”. En 2015, el entonces candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos externó su fobia a los migrantes al etiquetarlos genéricamente de ladrones, asesinos, narcotraficantes y violadores, y anunciar su intención de construir en la frontera un muro “que pagaría México”.

Tanto en la última etapa del sexenio de Enrique Peña Nieto como en la primera de Andrés Manuel López Obrador, los gobiernos mexicanos se plegaron ante las amenazas (algunas veladas, otras no tanto) de sus homólogos norteamericanos, a veces -como ocurrió en cuatro ocasiones la semana pasada- tratando de impedir por la fuerza el tránsito de las caravanas de migrantes, y otras habilitando albergues para suavizarlo.

-III-

El plan del entonces candidato López Obrador, de implementar, en una franja de 20 kilómetros de ancho a partir de la frontera norte, un programa que permitiera a los migrantes -incluidos los mexicanos- optar entre “quedarse de este lado de la frontera, contando con la protección del gobierno de México, donde tendrían garantizado el derecho al trabajo, a un salario justo, al bienestar y a la seguridad -casi el paraíso, pues-, o regresarse a su país de origen”, se quedó en el terreno de las palabras.

Los enfrentamientos de la semana pasada, en el más reciente de los cuales “tres policías de la Guardia Nacional (resultaron) heridos -no se puntualiza de qué tanta gravedad -y varios -tampoco se precisa cuántos- migrantes lesionados”, son, salvo prueba en contrario, los hechos que las desmienten.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones