Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Blanca Martínez Cano

Por: Maya Navarro de Lemus

Blanca Martínez Cano

Blanca Martínez Cano

A Edith Stein.

¿Por qué elegí este sensible escrito por la maestra Blanca Alicia Martínez Cano para este Día de Muertos? Léanlo y tendrán la respuesta:

נִּשְׁתַּנָּה, הַלַּיְלָה הַזֶּה מִכָּל הַלֵּילוֹת: ma nishtana halaila haze micol haleilot.

¿Por qué esta noche es diferente al resto de las noches?

No todos lo saben, no todos lo entienden, pero ella sí o al menos eso creía. Están en el barracón 36 de esa cárcel y ella se siente preparada para soportar las duras condiciones de esta situación porque desde hacía dos años había empezado a pasar fríos y hambre de manera voluntaria a pesar de los consejos de su confesor. Como monja, Carmelita tenía la certeza de la gran recompensa al pasar a la otra vida, pero como católica conversa, todavía no entendía los alcances de la ocupación nazi en Bélgica.

Siente a toda esa gente a su alrededor, aunque a la única que ve es a su hermana. Toda su tesis sobre la Empatía se viene abajo, eso de que cada persona puede aprender a conocerse mediante el contacto con los demás no tiene ningún sentido en ese momento. El papelito sujeto a su blusa le dice que ahí han estado 44 mil 073 judíos antes que ella y no tiene la menor intención de pensar en ellos. Piensa en Rosa. Siente su mansedumbre y la asalta algo de culpa. Primero la apartó del seno materno y ahora están arrestadas por ser judías. Están asustadas y muy cansadas, aunque tratando de mantenerse despiertas.

Hace una semana fueron un poco más de doscientos los que llevaron desde Echt hasta el primer centro de detención, pero después de salir del segundo complejo, ya llegaban a mil personas las que no entendían nada, las que no preguntaban nada, las que se subieron a ese tren y mil kilómetros después estaban en esta barraca esperando. ¿Qué? ¿Un milagro? ¿Al Mesías?  Hay viejos roncando; niños dormidos, abrazados del adulto más cercano; jóvenes parejas cuchicheando, pero no, la monja no se atreve ni a pensar de que están hablando. Trata de no perder su temple y se reconforta con la promesa de la redención de los pecados del mundo por la muerte del cordero pascual.

La vence el sueño, pero se repone rápidamente tratando de pensar en algo bello. Ahhhh. La pascua. El pesaj. La primera gran huida de su pueblo. El pesaj. El momento cuando Cristo instituyó la comunión. La celebración que cada año hacen las familias judías con tanto amor y devoción. El pesaj. Su fiesta favorita, cuando ella, por ser la menor de la familia hacía las cuatro preguntas.

Edith Stein. La alemana era judía y filósofa, más tarde se entregó a la religión católica pero fue ejecutada por los nazis.


ׁתַּנָּה, הַלַּיְלָה הַזֶּה מִכָּל הַלֵּילוֹת. ma nishtana halaila haze micol haleilot.

¿Por qué esta noche es diferente al resto de las noches?

Y ella, Sor Teresa Benedicta, en su insomnio, piensa en su madre, en su fortaleza, en su firmeza, en su gesto cuando la mandó a estudiar a la universidad y en sus cartas cuando le pedía que volviera a casa a pesar de haber recibido los máximos honores por su tesis doctoral de Filosofía. En esos momentos, más que nunca, la amó. Judía ejemplar, judía creyente, judía madre de judíos. Viuda judía que mantuvo a sus once hijos, aunque sólo nueve de ellos permanecieron judíos. Y le dolió su dolor imaginando su sufrimiento por las almas perdidas de sus dos hijas católicas.

נִּשְׁתַ, הַלַּיְלָה הַזֶּה מִכָּל הַלֵּילוֹת. ma nishtana halaila haze micol haleilot.

¿Por qué esta noche es diferente al resto de las noches?

Le pesan los párpados, le duele cada parte de su cuerpo, siente alfileres en el corazón. Ella, Edith Stein, filósofa, brillante asistente de Edmund Husserl y una deslumbrante atea que al leer las obras de Santa Teresa de Ávila descubrió, gracias al Hijo, al verdadero Dios Padre. Ella, la judía, la atea, la católica y ahora la hermana. Hermana de cada uno de los prisioneros. De cada judío, de cada Testigo de Jehová, de cada gitano, pero principalmente de Rosa. Pobre Rosa, dormitando en medio de este silencio lleno de terror y Sor Teresa se amarga al recordar la carta que tan ingenuamente había escrito al Papa Pío XI hacía unos meses: el silencio del mundo era tan culpable como cada uno de estos captores.
 
ַּנָּה, הַלַּיְלָה הַזֶּה מִכָּל הַלֵּיל. ma nishtana halaila haze micol haleilot.

¿Por qué esta noche es diferente al resto de las noches?

El recuerdo de su vida en familia, alrededor de la mesa preparada para la fiesta del Pesaj, se esfuma abruptamente cuando el guardia les exige que se prepararen para tomar una ducha. La orden la despabiló de manera fulminante. No todos saben, no todos entienden, algunos hasta se apresuran esperanzados en que algo ya está sucediendo. Pero ella ya tiene la respuesta: La diferencia de esta noche con el resto de las noches es que no están arrestados, no están en un campo de concentración, están en Auschwitz, el campo de exterminio más eficiente de la historia de la humanidad y en ese momento, dóciles como corderos, están siendo llevados al matadero”. -Blanca Martínez Cano.

P.D. Edith Stein la judía alemana que fue destacada filósofa y que descubrió a Jesús de Nazareth como el Hijo de Dios y, sin dejar de ser Israelita, se hizo católica y llegó a entregarle su vida en un monasterio carmelita, de donde fue sacada a la fuerza para ser ejecutada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Teresa Benedicta de la Cruz, está considerada por muchos como la más completa divulgativa. En efecto, recorre tanto su vida como hija de Israel como hija de la Iglesia pasando por su fase atea e indiferente. Vivió intensamente dramáticos acontecimientos de la historia europea entre 1891-1942, Juan Pablo II la beatificó en (1987) en el estadio Mungerdorf de Colonia en presencia de parientes de Edith Stein llegados de diversos países y de 70 mil personas junto a ellos, proclamó Beata a Sor Teresa Benedicta de la Cruz. En (1998) 10 años después, el 5 de abril, procedió a la solemne canonización en la Plaza San Pedro de Roma: Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, “La gran hija de Israel, de la Iglesia, del Carmelo y Copatrona de Europa”.

Lee También

Comentarios