Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 16 de Septiembre 2019
Ideas |

Atrapados por el partido

Por: Diego Petersen

Atrapados por el partido

Atrapados por el partido

¿Se puede hacer un pastel distinto usando los mismos ingredientes? Sí, pero lo más probable es que salga peor porque perdemos el equilibrio de los ingredientes. Algo similar sucede con los partidos políticos: ¿se puede hacer de Morena algo distinto si todos los militantes vienen de otros partidos; qué puede salir de una mezcla de perredistas, panistas y priistas dispuestos a abordar el barco del poder a como dé lugar? Lo que estamos viendo es que no, que los vicios se repiten, que el comportamiento de estas “figuras” es igual acá que allá, que el poder es igual de corruptor para un partido que para otro.

Jalisco cumplió ya cinco semanas sin delegado de programas sociales. Los enemigos de Carlos Lomelí dicen que renunció; él dice que solo pidió licencia y que una vez que termine la investigación regresará al cargo. Lo cierto es que la renuncia/licencia cayó en medio del proceso de renovación de la dirigencia nacional de Morena y el caso Lomelí quedó atrapado en la lucha por la presidencia del partido. Lomelí es cercano y parte del grupo de Yeidckol Polevnsky; enfrente está la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, que juega en el proyecto de Bertha Luján. El asunto del delegado está tan trabado como la elección misma. En medio, en Jalisco no hay quién tome decisiones en lo referente al gobierno federal. Si antes de la crisis Lomelí ya eran bastante complejas e inoperantes las delegaciones federales, merced del recorte, hoy no hay literalmente quién conteste el teléfono, mucho menos una demanda.

La fuerza centrípeta del AMLO centrismo ya no alcanza para controlar todos los elementos del sistema

Otro encontronazo lo vimos ayer en el Senado. El senador Martí Batres acusando a su compañero Ricardo Monreal de operar la elección interna en su contra. ¿Qué nos debe extrañar más, que un ex priista opere una elección para cargar los dados a su favor o que un cercano colaborador de López Obrador grite fraude porque perdió por un voto? (solo falta en la fórmula un panista que diga “haiga sido como haiga sido” para completar la radiografía de la democracia sin demócratas de este país). Detrás de la operación Monreal y del pataleo Batres está la elección interna de Morena.

El problema de la simbiosis entre el Morena y la presidencia de López Obrador no es solo que es un riesgo para el sistema electoral, sino que afecta ya el ejercicio de gobierno. Es cierto, en cada alternancia los partidos se debaten y se alimentan desde el poder, pero lo que estamos viendo con Morena tiene rasgos particulares, debido quizá a lo joven del instituto político y a la falta de estructuras, pues el partido nació, creció, se desarrolló y se está canibalizado en torno a la figura de un solo liderazgo.

La fuerza centrípeta del AMLO centrismo ya no alcanza para controlar todos los elementos del sistema, pero tampoco hay quién entre el quite. En el inter, todos quedamos atrapados en el partido.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios