Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Ambiciones eléctricas

Por: Aurelio López Martínez

Ambiciones eléctricas

Ambiciones eléctricas

El oriundo de España, Alejandro Agag, es una de las personalidades más reconocidas en el Viejo Continente resultado de su cercana amistad con el ex primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, y Bernie Ecclestone. Alejandro fue responsable al negociar los derechos televisivos para España de la Fórmula Uno y de llevar al banco Santander al serial. La carrera de Agag es impresionante, pero ahora el empresario compromete todo su tiempo a promover y crecer su última creación, Fórmula E.

Alejandro asegura que la categoría eléctrica podría sobrepasar a la Fórmula Uno en audiencia e importancia en poco menos de 20 años. Argumenta el vínculo que existe entre la industria automotriz y la tecnología desarrollada por los equipos que participan en el serial.

Aunque parezca descabellado pensar que el supuesto de Alejandro sea una realidad, creo pertinente analizar y desmenuzar las razones por las que podría suceder. Primero que nada tenemos que reconocer que probablemente las nuevas generaciones sólo aprendan de motores V8 supercargados en documentales o libros, es inevitable la transición del automóvil de uso diario a nuevas tecnologías, eliminando la melancolía que los seguidores contemporáneos le tenemos a un pasado no muy lejano donde el sonido de  los motores y el olor a gasolina eran parte de la experiencia. 

Por su parte, tenemos que considerar las marcas y armadoras que han decidido apoyar esta nueva plataforma deportiva, no es casualidad que Audi, Jaguar e inclusive Mercedes están apostando su futuro en la categoría, el formato del serial eléctrico es más amigable que la Fórmula Uno y demuestra sobre el asfalto las innovaciones de cada armadora de forma más íntima.

Creo prematuro predecir un futuro sin la Fórmula Uno, sí es una realidad que el serial electrónico crece de manera exponencial año tras año, pero la base sobre la que miden dicho crecimiento es cero. Propongo un escenario utópico donde las marcas inviertan en desarrollo e investigación para sus productos bajo el paraguas de la Fórmula E y dediquen su espíritu competitivo a la máxima categoría, de esta manera los aficionados podremos gozar de lo mejor de dos mundos sin comprometer a ninguno.

Preguntas y comentarios @desdepista 

Temas

Lee También

Comentarios