Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Julio 2019
Ideas |

Alcaldes al ring, ¿palanca o puntilla?

Por: Jaime Barrera

jbarrera

jbarrera

A los reclamos por el “mal trato” presupuestal que, considera, ha recibido Jalisco en el primer plan de gasto del Presidente Andrés Manuel López Obrador que ha hecho el gobernador Enrique Alfaro, se sumaron ayer 119 de 125 presidentas y presidentes municipales de Jalisco para protestar por la reducción del dinero canalizado a los municipios vía la partida conocida como “ramo 23” en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019.

Inédita en la historia reciente de la Entidad, en la manifestación participaron todos los alcaldes postulados por el partido Movimiento Ciudadano, y de prácticamente todas las fuerzas políticas, incluidos los alcaldes del Partido Verde, cuya bancada en San Lázaro respaldó a Morena en esta propuesta presupuestal. Como era de esperarse los únicos que no acudieron fueron los alcaldes y alcaldesas morenistas.

En la protesta se escucharon fuertes reclamos contra López Obrador como el de la presidenta de Juanacatlán, Adriana Cortés, quien le reprochó que alguien como él “que ha recorrido todos los municipios pretende ignorar y agraviar con estas medidas la dura realidad de nuestras comunidades”.

Las y los alcaldes exigieron también recursos para los proyectos estratégicos del Gobierno estatal como la Línea 4 del Tren Ligero, la Presa El Purgatorio, el Macrolibramiento de Puerto Vallarta, y al igual que más tarde los diputados naranjas en el Congreso, por el saneamiento del Río Santiago.

Sin duda los reclamos de los ediles son más que legítimos, y pertinente su propuesta de que para evitar los moches y corruptelas que se daban en el manejo del ramo 23, sea el Gobierno federal quien los opere, pero en los proyectos prioritarios de los municipios. Incluso es comprensible el cierre de filas con el gobernador. Pero la pregunta es qué tanto ayudará que se privilegie el reclamo abierto en las plazas y en las calles de Guadalajara, sobre la negociación en corto en la Cámara de Diputados y con los funcionarios federales e incluso con la Presidencia.

Porque en Palacio Nacional no cayó nada bien que a muchos de los alcaldes que estuvieron ayer en La Minerva, se les haya convocado desde el Palacio de Gobierno de Jalisco y haya sido personal de la Secretaría General de Gobierno quien los haya dotado de los carteles en los que se leían los proyectos de infraestructura pública que están en riesgo por la falta de presupuesto federal.

Eso se suma a la molestia que existe por el vacío que muchos liderazgos de la sociedad jalisciense han hecho al delegado de López Obrador en Jalisco, Carlos Lomelí, y que consideran, se promueve desde el Gobierno estatal porque así lo han expuesto algunas dirigencias empresariales para justificar su ausencia a llamados del representante presidencial.

Por el bien de Jalisco, ojalá la subida al ring de las y los alcaldes sea una palanca para atraer más recursos para los municipios y para Jalisco, y no la puntilla para cerrar de plano la llave, en respuesta de la Federación a estas manifestaciones que ven más que un auténtico reclamo federalista, como la ruta de construcción de un protagonismo personal para escenarios políticos futuros. En este último escenario todos perdemos.

Temas

Lee También

Comentarios