Miércoles, 20 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Ah que el PRI

Por: Pablo Latapí

Ah que el PRI

Ah que el PRI

Cuesta trabajo entender al PRI. Fue partido gobierno durante muchos años y las fuertes sospechas de casos de corrupción le costaron que se votara por la oposición, por el PAN, y quedara fuera del poder.

Le llamaron alternancia.

Después de 12 años y gracias a un candidato carismático y popular recuperó la Presidencia, pero resultó que el sexenio de Enrique Peña Nieto ha quedado para la historia como uno de los más corruptos por los escándalos en que públicamente fueron exhibidos funcionarios importantes.

Perdió y de fea manera.

Pero después de tres años el generoso destino de la política mexicana le permitió un regreso más o menos digno ya que gracias a la Alianza Va por México se pudo asociar con el PAN y el PRD para establecer un frente opositor a lo que había sido el abrumador triunfo de López Obrador y Morena en el 2018.

Gracias a esa alianza el PRI pudo recuperar en asociación algo que se veía muy complicado como es la mitad de las Alcaldías de CDMX, en manos de las izquierdas desde hace muchos años.

De seguir ese bloque opositor actualmente en la Cámara de Diputados se podría frenar toda reforma a la Constitución que pretendiera López Obrador.

Sin embargo, hábilmente López Obrador ya dejó entrever la posibilidad de que el PRI pudiera apoyarlo en la reforma energética y llegaron las dudas; sus aliados PAN y PRD ya empiezan a sentir que los tricolores podrían dar el bandazo.

¿Sería posible que el PRI traicionara la alianza que los reivindicó políticamente?

¿Por qué no?

Recordemos la historia del escorpión y la rana.

El bosque se incendiaba y un río separaba la parte con fuego de aquella que estaba libre de llamas.

Un escorpión que se encontraba en la orilla ardiente pidió a una rana que lo subiera a su lomo y lo ayudara a cruzar el río.

La rana se negaba, pues aquel animal era muy venenoso y un picotazo significaría irremediablemente su muerte.

Después de varios minutos de ruegos y promesas, la rana accedió y permitió que el escorpión trepara a su lomo.

Empezaron a cruzar.

Cuando se encontraban más o menos a la mitad del río, la rana sintió cómo el escorpión le daba un picotazo que le provocaría la muerte a ella, y por tanto también al ponzoñoso animal.

-¿Por qué lo hiciste si sabes que ambos moriremos?, dijo la rana mientras empezaban a hundirse.

-Es mi esencia…

Y murieron los dos.

platapi@hotmail.com

Temas

Lee También