Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Junio 2019
Ideas |

2 de Junio: la democracia está viva

Por: Diego Petersen

2 de Junio: la democracia está viva

2 de Junio: la democracia está viva

Cada quién habla de la elección como mejor le conviene. Si atendemos a lo que dicen los partidos, todos ganaron. Y algo hay de cierto. El resultado de la jornada electoral del domingo es una gran noticia: nuestra democracia está viva. Nadie ganó todo y nadie perdió todo.

Morena y sus aliados salieron al ruedo como el gran favorito. Se esperaba que el efecto López Obrador invadiera y arrasara voto por voto y casilla por casilla. No fue así. Si bien Morena es sin duda el gran ganador de la contienda ya que se lleva las dos gubernaturas en juego, lo hace de manera menos contundente de lo esperado y con altibajos en otros estados.

El PAN, que para algunos es el gran perdedor de la jornada, pues es el derrotado en las dos elecciones de gobernador, tiene por el contrario muy buen desempeño en Tamaulipas, Aguascalientes y Durango. En el primero prácticamente arrasó, con 21 de las 22 diputaciones locales. Lo que sí quedó en evidencia es que el conflicto interno sigue sin sanar: Ni les fue tan mal como dicen los detractores del presidente Marko Cortés ni tan bien como presume el Comité Nacional.

Al PRI le fue fatal, pero menos mal de lo esperado. Que el resultado del PRI sea malo y no pésimo se debe quizá al alto nivel de abstencionismo con lo que su voto duro, reducido a su mínima expresión les alcanzó para tener mejores resultados de lo esperado en las encuestas. El PRD apareció como una especie de zombi y MC demostró que sigue siendo un partido de regiones.

Las instituciones democráticas funcionan y el pluralismo del país ahí está tan vivo como siempre en el último cuarto de siglo

La abstención es la nota preocupante de la jornada. Elecciones para gobernador con 30 por ciento de participación no son una buena noticia. No hay una explicación única cuando se da este tipo de fenómenos. Tiene que ver por supuesto con el tipo de elección -en Puebla fue una extraordinaria tras la trágica muerte de Erika Alonso en el accidente del helicóptero del 24 de diciembre; la de Baja California una elección de gobernador para un periodo de dos años por ajuste en el calendario- pero es también sin duda el ambiente sobrecargado: hay una saturación política y una crispación social que poco animan a los votantes.

Para los que pensaban que la democracia y el sistema de partidos estaban acabados, nada más falso: Las instituciones democráticas funcionan y el pluralismo del país ahí está tan vivo como siempre en el último cuarto de siglo. La alternancia se da sin sobresaltos y los partidos, a pesar de sus crisis recurrentes y problemas de identidad siguen siendo el mecanismo para canalizar la discrepancia política. Nuestra democracia está viva.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios