Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 18 de Octubre 2019
Ideas |

* El héroe

Por: Jaime García Elías

* El héroe

* El héroe

Lo que suele decirse de los libros, puede decirse de los partidos de futbol: “Ni los hay tan buenos que no tengan algo de malo… ni tan malos que no tengan algo de bueno”.

Ejemplo de esto último, el gol de Alexis Vega con que el Guadalajara ganó el “Clásico” del sábado en su estadio.

*

Hay, ocasionalmente, lances felices que salvan un partido. Hay chispazos -de inspiración, de genio…, de fortuna a veces- que ayudan a entender que aunque el Futbol (con mayúscula) se apellida Asociación porque es un deporte que privilegia la disciplina, el orden y el esfuerzo colectivo, de ninguna manera cancela o aniquila la posibilidad de que un jugador, en un lance aislado, imprevisto, sorpresivo, haga más que la suma del esfuerzo, la disciplina y el talento de todos los demás.

El disparo de Vega con que no solamente se escribió la historia de un “Clásico” que hasta ese momento -minuto 63- parecía condenado, por la vulgaridad de los dos equipos, a perderse para siempre en la memoria de los espectadores, sin vencedor ni vencido (“nul” es el vocablo que la lengua francesa destina a los empates, y este para allá iba), fue un destello que ni estaba en la partitura del partido ni fue un argumento que el entrenador -Tomás Boy, en el caso- se sacara de la manga, como el conejo truculento de la chistera de un prestidigitador.

*

Es poco probable que el mismo Vega, a la vista de las circunstancias, decidiera frotar la lámpara maravillosa para liberar al genio que hiciera posible el resultado que su equipo necesitaba (“como agua el sediento”, dice el tópico)…, pero, sobre todo, más que la victoria, el alimento moral que ganar un “Clásico” da a jugadores, dirigentes y simpatizantes de un equipo.

Aunque en la tabla de posiciones cuenta igual, no es lo mismo ganar un partido cualquiera que ganar un “Clásico”. Ni es lo mismo ganarlo con un autogol o con un gol insulso, o derivado de un penalti dudoso -cualquier aficionado sabe, por experiencia propia, que así como hay derrotas honrosas, también hay victorias que dan pena-, que volver a casa rebobinando la película de un disparo soberbio, sorpresivo, que el espectacular esfuerzo del arquero adversario por tratar de evitarlo hizo todavía más hermoso.

*

Colofón: Alexis Vega salió de la banca… para convertirse en héroe.

Temas

Lee También

Comentarios