Domingo, 13 de Junio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Plegarias

Por: Jaime García Elías

- Plegarias

- Plegarias

De “histórica y valiente” calificó la Arquidiócesis Primada de México, por medio de un editorial del semanario “Desde la Fe”, la reciente visita del nuncio apostólico Franco Coppola, a la Tierra Caliente de Michoacán: una zona en que el narcotráfico ha sentado sus reales, la violencia es el pan de cada día, y se ha convertido en manzana de la discordia de bandas rivales de grupos dedicados a la “delincuencia organizada”, como la denominan las autoridades civiles, ordinariamente contemplativas e inoperantes, por no decir que cómplices por omisión de sus crímenes.

Histórica, sí, porque no hay precedentes de otra visita del representante personal del Papa a ese territorio. Valiente, también, porque ciertamente implica riesgos incursionar en ellos, especialmente tras las recientes noticias de bloqueos de carreteras e incluso ataques a convoyes policiacos y militares con drones provistos de explosivos.

-II-

Felizmente, no pasó nada. Y cabe aventurar que no precisamente porque las preces y los llamados a la concordia de los jerarcas eclesiásticos cayeran como semilla fértil en tierra buena, sino porque quienes han hecho de las actividades delictivas su modus vivendi, no solo en esa región sino en todo el país y seguramente en otras latitudes, son, a su manera, religiosos. Encomiendan devotamente a Dios el éxito de sus empresas. Aportan las llamadas “narcolimosnas” a las iglesias.

Tienen desplantes como la documentada visita de los Arellano Félix al entonces nuncio Girolamo Prigione, para asegurarle que nunca tuvieron la deliberada intención de asesinar al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo -a la sazón arzobispo de Guadalajara-, y que el crimen, como quedó consignado en el reporte de la Comisión Interdisciplinaria que dio oficialmente el cerrojazo al asunto, fue el lamentable resultado de una confusión.

-III-

“Desde la Fe”, en el editorial de referencia, pide “no echar en saco roto” el llamado a “la paz y la reconciliación” del nuncio, quien hizo hincapié en que en su visita se viera la intención de la Iglesia de solidarizarse con las víctimas de tantos delitos; de tener hacia ellas un gesto de consuelo; no como una condena ni mucho menos una provocación a los delincuentes.

Unas horas después de la visita, los medios de prensa reportaban que algunas carreteras fueron bloqueadas nuevamente “por los criminales”, lo que demuestra que ni plegarias ni llamados de las autoridades a “pensar en sus mamacitas”, permean en la conciencia de quienes se dedican a delinquir… simplemente porque la vida no les ofrece mejores opciones.

jagelias@gmail.com

Temas

  • Desde la Fe

Lee También