Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Agosto 2018
Ideas |

- Educación

Por: Jaime García Elías

- Educación

- Educación

Decía José Antonio Marina -profesor, escritor y filósofo-, parafraseando un proverbio africano, que “Para educar a un niño se necesita la tribu entera”.

-II-

Pocas cosas hay tan fáciles -y hasta placenteras-, en efecto, como engendrar un hijo; pocas tan difíciles como educarlo.

Las reflexiones en ese sentido caen por su propio peso en las celebraciones del Día de la Madre, el Día del Maestro o el Día del Padre. En el caso de los progenitores, aun en la hipótesis de que la paternidad y la maternidad sean, vía de regla, consecuencia de decisiones conscientes y responsables, hay muchas excepciones a esa regla: embarazos precoces o no deseados, con los correspondientes nacimientos. A partir de ahí surge otra dolorosa realidad: la consecuencia de la impreparación de los padres para ejercer ese rol a plenitud, limita considerablemente las perspectivas de un desarrollo pleno y armonioso de los hijos.

Considerando que los maestros han sido y siguen siendo los principales coadyuvantes de la educación, y que la elección del magisterio como profesión corresponde, en la inmensa mayoría de los casos, a una verdadera vocación, vale consignar que tanto el ejercicio de la paternidad o la maternidad como el de la docencia se encuentran actualmente con más dificultades que en el pasado.

-III-

En efecto: el mundo ha cambiado. El de nuestros abuelos o nuestros padres no incorporaba los avances tecnológicos en materia de comunicaciones -televisión e internet, principalmente- que dan acceso a una información caudalosa e ingobernable acerca de temas que en el pasado pasaban invariablemente por el filtro, más o menos riguroso, del criterio de quienes compartían, unos en el hogar, otros en las aulas, la responsabilidad de educar. Cuidar la información a que tienen acceso los menores a través de las redes sociales, suele quedarse en el terreno de los buenos deseos. Los modelos de núcleo familiar se han modificado: además de la familia nuclear tipo, están los casos de padres y madres solteros, las parejas reconstituidas, las homosexuales o las que viven en unión libre. La tradicional anuencia de los padres a delegar parte de su autoridad en los maestros al efecto de que éstos aplicaran correctivos cuando lo consideraran pertinente, se ha modificado en función de actitudes sobreprotectoras, e incluso de la posibilidad de que se sancione a los mentores.

Sigue siendo cierto que “para educar a un niño se necesita la tribu entera”… (Y, de preferencia, que la tribu sea buena).
 

Temas

Lee También

Comentarios