Domingo, 23 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Dispendio

Por: Jaime García Elías

- Dispendio

- Dispendio

El presidente del INE, Lorenzo Córdoba, empleó una analogía comprensible hasta para el más tonto de Patolandia cuando compareció ante la Cámara de Diputados para justificar el presupuesto solicitado para la consulta de “Revocación de Mandato” promovida por el Presidente López Obrador:

-Es como si me piden llevar un tráiler de México a Tijuana, pero no me dan dinero para gasolina.

Hubo, sin embargo, quien no entendió la analogía. Así, ayer, desde el foro en que pontifica todas las mañanas, tildó de “secundario” e “irrelevante” el tema del presupuesto. Sus palabras textuales (pausas y paja aparte): “Lo demás es secundario; si se tiene presupuesto o no, lo fundamental es que la Constitución obliga a hacer una consulta para la revocación de mandato”.

-II-

Pues sí. Solo que la misma Constitución establece que dicha consulta debe realizarse con una logística similar a la de las elecciones federales. Y como tanto capacitar a los ciudadanos que la realicen como instalar casillas cuesta, y no debe haber menos funcionarios ni menos casillas para la consulta, el presupuesto recortado que autorizó la Cámara de Diputados, no alcanza.

Lo de menos sería insistir, por enésima vez, en que la consulta es innecesaria. Para empezar, no responde a una inquietud ciudadana, sino a una iniciativa personalísima del Presidente; ociosa, además, porque él mismo ha difundido que las encuestas (de Mitofsky, De las Heras Demotecnia, Oraculus, El Universal, Buendía-Márquez, #AMLOTrackingPoll, etc.: absolutamente creíbles todas, por lo demás) le dan más del 70% de aprobación ciudadana, lo señalan como el mejor calificado entre los últimos cinco presidentes de México y alguna lo ubica entre los tres jefes de estado mejor calificados por sus ciudadanos a nivel mundial.

Entonces, si el espejito de La bruja de La Cenicienta ya dijo quién es el más bonito, ni caso tiene realizar -como sugería alguien- la “revocación de mandato” que probablemente sea un fiasco en cuanto a participación ciudadana y un dispendio (por definición “gasto excesivo, por lo general innecesario”) de miles de millones de pesos de dinero del pueblo, mediante una consulta como las realizadas para decidir si continuaba o no la construcción del Aeropuerto de Texcoco y si se metía o no a la cárcel a los ex presidentes.

-III-

Colofón: Vicente Fernández proclamaba en los palenques que “con dinero y sin dinero / hago siempre lo que quiero / y mi palabra es la ley...”, y nadie osaba contradecirlo.

¡Quién fuera como él...!

jagelias@gmail.com

Temas

Lee También