Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019

Ideas

Ideas |

- Corrupción… e impunidad

Por: Jaime García Elías

- Corrupción… e impunidad

- Corrupción… e impunidad

Por desgracia, aun siendo la corrupción uno de los vicios más profundamente arraigados en las esferas gubernamentales, y ramificado hacia amplios sectores de la población que han lucrado sistemáticamente con él, y aun siendo, con justificada razón, el enemigo al que el Presidente López Obrador ha declarado la guerra en el arranque mismo de su administración, no es, sin embargo, el mayor problema de México…

-II-

La corrupción, ciertamente, ha sido, para mal, el signo más característico de la generalidad de los gobiernos que los habitantes de este país han padecido desde tiempo inmemorial. El anecdotario, a ese respecto, es por demás vasto. Pocos gobernantes, pocos funcionarios “de primer nivel”, de niveles modestos, e incluso pocos militantes en las infanterías de la burocracia, están, en ese aspecto, libres de pecado. La “mordida”, las “gratificaciones”, los “moches” -porcentajes de los presupuestos para obra pública, otorgados a funcionarios a cambio de las correspondientes asignaciones-, etc., inconcebibles, inauditos, inadmisibles en otras culturas, parecen parte del ADN de la “Raza de Bronce”. Si en otros países la incorruptibilidad es la regla, en México sería la excepción.

Pero, decíamos, grave, profundamente arraigado en los estamentos públicos, ramificado hacia los privados y todo lo que se quiera, no es la corrupción el mayor problema de México…

-III-

Concretamente: ayer, en un nuevo capítulo del tema por antonomasia de los últimos días -la lucha contra el huachicoleo-, hubo información: 435 personas detenidas, en lo que va de la actual administración, por robo de hidrocarburos; el Ministerio Público federal ha “asegurado” a 435 personas y abierto, por ese concepto, mil 831 carpetas de investigación; 97 de ellas ya se han judicializado; 165 personas han sido puestas a disposición de las autoridades; 104 ya están sometidas a proceso; 45 más, en prisión preventiva…

Con cifras diferentes, pero esa película “ya la vimos”. En esencia, se están reeditando sucesos ocurridos en los dos sexenios anteriores. También entonces hubo “enérgicos operativos” con resultados similares… pero que no culminaron con sentencias porque el delito que ahora se persigue denodadamente, entonces no estaba calificado como grave. De ahí que los indiciados -en palabras de la actual Secretaria de Gobernación, Olga Sanchez Cordero- llegaban a la “puerta giratoria” de la cárcel, por la que salían con la misma facilidad con que habían entrado.

Y es que, más que la corrupción, el mayor problema de este país ha sido el que en buena medida la propicia: la impunidad.
 

Temas

Lee También

Comentarios