Viernes, 22 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Atroces realidades

Por: Jaime García Elías

- Atroces realidades

- Atroces realidades

Sostener que el Caso LeBarón será, para la administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador, el equivalente de lo que el “Caso Ayotzinapa” fue para la que encabezó Enrique Peña Nieto, es una hipótesis. El tiempo -“supremo juez”, lo llamó Paul Dukas- emitirá la sentencia definitiva…

Por lo pronto, a seis años y dos meses del primer asunto, la excarcelación de decenas de implicados, “por fallas en el debido proceso”, más la consigna presidencial de retomar las investigaciones “a partir de cero”, llevan de la mano a la conclusión de que han sido más los retrocesos que los avances en la búsqueda de la verdad y en la administración efectiva de justicia. Y en cuanto al otro tema, la “invitación” de las autoridades mexicanas al Buró Federal de Investigaciones -FBI, por sus siglas en inglés- a “coadyuvar” en las pesquisas, es una elocuente -aunque tácita- confesión de incompetencia de aquéllas.

-II-

Un reportaje de la NBC (National Broadcasting Corporation), publicado la semana pasada, consigna -a propósito del “Culiacanazo” del mes pasado y de la masacre de hace una semana en la sierra de Sonora y Chihuahua- la opinión de Duncan Wood, director del Instituto de México, del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson, de Washington: “Hay grandes partes del territorio mexicano donde hay una ausencia del Estado, y la población es muy vulnerable”.

Claros ejemplos de lo anterior: uno, la inoperancia de las policías preventivas, manifiesta en los más de 30 mil crímenes (cien diarios de promedio) reportados en menos de un año de la actual administración: otro -en palabras de Wood-, “la incapacidad efectiva de las autoridades para investigar”, que se refleja en las inamovibles, aplastantes cifras de la impunidad.

-III-

Según Miguel Ángel Gómez Jácome, de la asociación civil Impunidad Cero, “una vez que un presunto delincuente es puesto a disposición de un juez, la probabilidad de que reciba una resolución judicial adversa -es decir, de que reciba sentencia condenatoria- es mayor a 70%”.

Ese sería “el vaso medio lleno”. Pero también hay “el vaso medio vacío”: la tasa de delitos que no se denuncian y no se investigan, según la misma fuente, es de 93.6%, y el nivel de impunidad es de 98.86 %, lo que significa que las posibilidades de que un delito se esclarezca en este bendito país (“tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”, según la frase que se atribuye a Porfirio Díaz) son de 1.14%.

Colofón: atroces realidades.

Temas

Lee También