Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Febrero 2019

Ideas

Ideas |

- “¿Al diablo la ley?”

Por: Jaime García Elías

- “¿Al diablo la ley?”

- “¿Al diablo la ley?”

¿Tan poco duró la luna de miel…? ¿O fue, en realidad, que la luna de miel había empezado cinco meses antes de la boda…?

-II-

Se plantea si al dar “palo” -como se dice en la jerga jurídica- a la Ley Federal de Remuneraciones (LFR) que formalizaría la decisión personalísima del Presidente López Obrador, de que ningún funcionario público gane más que él, la Suprema Corte de Justicia (SCJ) se confronta con el titular del Poder Ejecutivo. Éste, al comentar la resolución referida -que dejaría intactos, entre muchos otros, los salarios de los ministros de la SCJ (de 269 mil pesos mensuales: más del doble que los 108 mil del Presidente)-, tildó de “exageradas” sus percepciones; los calificó de “deshonestos e insensibles”; los acusó de dar “un mal ejemplo”, y les reprochó su incapacidad para “entender la nueva realidad” (más justa, se supone…) en que él -López Obrador- pretende insertar al país.

Planteada en el aire, como la consulta relacionada con el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México o como la posterior, con obviedades tan groseras como si deberían incrementarse las pensiones de los adultos mayores, la interrogante sería ociosa: “¿Aprueba que ningún funcionario público gane más que el Presidente de la República?” (quien, vale recordarlo, decidió reducir considerablemente su salario con respecto a su antecesor). Puesto que para el ciudadano común los salarios de los funcionarios públicos, en general, son abusivos, la respuesta parecería obvia: “¡Por supuesto que sí!”.

Empero, como se supone que vivimos en un Estado de Derecho, donde la ley es el imperativo supremo para todos los ciudadanos -el mismo López Obrador ha dicho que “al margen de la Ley, nada; por encima de la Ley, nadie”-, antes de bajar los salarios de todos los funcionarios públicos, de un plumazo, debe observarse que la Constitución (la Ley Suprema del país) establece (Art. 14) que “A ninguna ley -lo que aplicaría para la polémica LFR- se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”, y que (Art. 94) el salario de ministros, magistrados, jueces, etc., “no podrá ser disminuido durante su encargo”.

-III-

Los ministros de la SCJ, así, hacen lo mismo que López Obrador “protestó” solemnemente hacer al asumir su cargo: “cumplir y hacer las leyes”: algo que alude a las ya existentes… y excluye, por “buena y sabia” que pueda parecer -o ser, incluso-, la Soberana Ley de sus Pistolas.

Temas

Lee También

Comentarios