Viernes, 12 de Julio 2024
Estilo |

¿Qué hacer si un perro no deja de ladrar?

El ladrido de los perros es el único canal por el que pueden comunicarse y transmitir diferentes tipos de necesidades

Por: Sergio Ricardo Pérez Mayoral

De todas formas, reducir los ladridos excesivos en un perro requiere un enfoque paciente y consistente.PIXABAY

De todas formas, reducir los ladridos excesivos en un perro requiere un enfoque paciente y consistente.PIXABAY

El lenguaje perruno es una de las características más importantes de los perros, sus ladridos tienen diferentes significados y pueden representar una alerta si no sabes interpretar lo que quiere decir tu mascota.

Debes de saber que el ladrido de los perros es el único canal por el que pueden comunicarse y transmitir diferentes tipos de necesidades, ya sea desde comida o agua, hasta una posible amenaza cuando se acerca alguien extraño o cuando hay algo inusual en el entorno, la clave está en entender  el contexto y la frecuencia con la que lo hace, de esta manera podremos diagnosticar posibles problemáticas. 

Cuando un perro ladra y lo hace persistentemente es debido a los estímulos a los que está expuesto. Entre las causas más comunes se encuentran:

  • Territorialidad: los perros son animales que delimitan las zonas por las que se sienten cómodos al moverse. Pueden ladrar para defender su espacio de personas o animales que no conozcan.
  • Ansiedad y miedo: la ansiedad por separación, ruidos fuertes o situaciones desconocidas pueden desencadenar ladridos, sobre todo, cuando esto les genera incomodidad y malestar.
  • Excitación y juego: los perros pueden ladrar de manera entusiasta durante el juego o al ver a sus dueños de forma amistosa, lo cual no indica nada malo, a diferencia de los otros casos.

Aunque este tipo de conductas pueden entrar dentro del comportamiento normal de un canino, no significa que no deba existir otro tipo de causas. Otro motivo podría derivarse de estrés, ansiedad, o alguna condición médica que le cause dolor. Este comportamiento también puede ser una señal de que el perro no está recibiendo suficiente ejercicio o estimulación mental y se siente agobiado por ello.

No obstante, una vez agotadas todas las fuentes de causa también podría deberse a un comportamiento reforzado negativamente, donde el perro ha aprendido que ladrar le otorga la atención deseada, como recibir atención o comida.

De todas formas, reducir los ladridos excesivos en un perro requiere un enfoque paciente y consistente.

SM 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones