Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Febrero 2019

Tiene cuatro días para detener la boda...

El director Celso García llega al cine con una cinta que se convertirá en la comedia romántica del año

Por: El Informador

La adaptación mexicana del chick flick clásico, se estrena hoy en cines. CORTESÍA

La adaptación mexicana del chick flick clásico, se estrena hoy en cines. CORTESÍA

¿Has visto al amor de tu vida enamorarse de otro? Este es el dilema que enfrenta Julia (Ana Serradilla), una renombrada crítica gastronómica que tiene cuatro días para impedir que Manuel (Carlos Ferro) -el hombre de sus sueños- llegue al altar con Pam (Natasha Dupeyrón).

Lo anterior es parte de la trama de lo que promete ser la comedia romántica del año: “La boda de mi mejor amigo”, un filme que llega hoy a las salas de cine bajo la dirección de Celso García (“La delgada línea amarilla”).

"Siempre vamos a tener a ese mejor amigo o amiga que se nos va a casar y que nos damos cuenta que es el gran amor de nuestra vida"

En entrevista, Celso comparte el trabajo que realizó para llevar a la pantalla el remake del clásico que protagonizó hace 22 años Julia Roberts y Cameron Diaz.

“Me parece que la historia de ‘La boda de mi mejor amigo’ es un clásico atemporal y universal; prueba de ello es que filmamos una nueva versión y la película sigue siendo actual. Siempre vamos a tener a ese mejor amigo o amiga que se nos va a casar y que nos damos cuenta que es el gran amor de nuestra vida; y es esa actualidad la que nos permite volver a contar la historia 22 años después, en un país distinto, con actores distintos y en un contexto diferente”.

-La música es un elemento esencial en la historia, ¿cuáles son los temas que escucharemos en tu versión?

-Sin duda la música es un personaje más en la historia, todos lo pudimos ver en la versión original, y para esta versión estuvimos analizando mucho qué es lo que íbamos a incluir… Para mí era muy importante no llevar las mismas canciones que se usaron en la cinta original simplemente traducidas, por ello busqué los temas que le podían dar personalidad a nuestra nueva versión, y quedé muy contento. Me importó mucho hacer canciones originales e invité para ello a una banda de Guadalajara llamada Espumas y Terciopelo que hicieron el tema oficial de ‘La boda de mi mejor amigo’ y que se llama ‘Quiero que me quieras’. Al final, todos quedamos muy contentos, porque el grupo logró darle identidad musical a la película.

-¿Cómo llegó a tus manos el proyecto?

-Cuando Sony y los productores me invitaron a dirigir este remake, lo pensé, me senté, lo analicé y dije: ‘La boda de mi mejor amigo’ es una de mis películas favoritas en comedias románticas; de hecho, me parece que es ‘la comedia romántica por excelencia’ y me parece un honor poder hacer una nueva versión; en primera porque me gusta mucho y en segunda porque creo que le pude aportar mucho a la historia como director.

-¿Qué significó para ti filmar con un estudio como Sony?

-Las cosas sucedieron muy rápido, hacer cine en México es como aventar una moneda al aire, no sabes cuándo va a ser estrenada, para conseguir el presupuesto pueden pasar muchos años y no pasar nada; por ejemplo, con “La delgada línea amarilla” pasaron siete años… Y que de pronto te inviten y te digan, ‘ya está el presupuesto, ya está el guion adaptado por Gabriel Ripstein, siéntate a dirigir’, pues fue una oferta tentadora; la cinta la comenzamos a filmar hace un año, en marzo del 2018, y hoy ya la estamos estrenando, fue un proceso rápido y me parece que como director está padre experimentar esos procesos y trabajar con estudios grandes como Sony Pictures, y estoy muy contento de haberlo hecho.

-¿Cuál fue el toque que le diste a esta nueva versión para hacerla propia?

-Yo, como director, intenté filmar “La boda de mi mejor amigo” como un drama, no como una comedia, porque la historia en sí es un drama que termina por ser una comedia y no por el tono, sino por la situación en general; porque en realidad es un drama, tú te pones en los pies de Julia y ella está a punto de perder al amor de su vida; el personaje de Natasha Dupeyrón está a punto de que se caiga su boda porque llegó una intrusa a separarlos; entonces, con eso en mente, el tono con el cual se filmó cada escena le dio mucha naturalidad a la historia; los actores en ningún momento están subidos de tono, y eso es un acierto para una comedia romántica.

-Pasaste del drama de “La delgada línea amarilla” a la risa con “La boda…”, ¿qué te dejó esta nueva experiencia?

-Yo nunca había dirigido una comedia romántica, pero son mundos que todo contador de historias tenemos que visitar; está padre como director visitar otros mundos, otros tonos, otros géneros y eso no quiere decir que yo me quiera quedar en el mundo de las comedias románticas, pero ya lo visité, me la pasé bien y creo que dejé algo y ahora salto a mis siguientes proyectos.

-¿Cuáles fueron los criterios que aplicaste durante la selección de tu casting?

-Lo primero que busqué es que hubiera una sincronía entre el personaje y el actor; por ejemplo, en el caso del personaje de Julia busqué que la actriz pudiera llevar la batuta, que pudiera hacernos llorar o hacernos reír y la verdad es que desde el principio pensé en Ana Serradilla; me encanta lo que ha hecho, está en el momento adecuado en su carrera, en la edad adecuada y está más guapa que nunca. Ella cumplía con todos los requisitos para ser Julia, así que hablamos con ella y estuvo disponible y encantada de participar en la cinta.

Para el amigo de Julia pensé en alguien que tuviera encanto, que fuera guapo y sin ninguna inhibición y por ello pensé en Miguel Ángel Silvestre, que además es el actor español más reconocido del momento, y cuando lo buscamos de parte de él hubo una respuesta increíble.

Al final, todo el universo se acomodó y fueron cayendo todas las piezas en el lugar que deberían de caer; llegó Natasha, Carlos… Los cuatro juntos brillan, se ven correctos, se sienten correctos dentro de la historia y uno como director cuando ve eso es una sensación muy padre; creo que las decisiones fueron las correctas.

-¿Qué sigue para Celso?

-Estoy terminando de escribir un guion sobre el chef Eduardo García, dueño de Máximo Bistrot, el cual está catalogado como uno de los mejores restaurantes del mundo. Él tiene una historia de vida impresionante, muy dura y enriquecedora; así que lo contacté e hicimos una buena relación de amistad y me cedió los derechos de su vida para escribir el guion de lo que será “Corazón de fuego”. Esta cinta la filmaremos en México y Estados Unidos.

También, estoy trabajando en el guion sobre la vida de Julia Pastrana, una mexicana que nació con hipertricosis. El guion ya está escrito, y ahorita estamos levantando el proyecto; la protagonista aún no la tengo, pero espero pronto dar una sorpresa.

“La boda de mi mejor amigo” llega hoy para celebrar el 14 de febrero, un día que, comparte Celso, lo mejor es vivirlo junto a la gente que queremos, “celebrando, pasándola bien… No es necesario ir a un restaurante a cenar; sino simplemente hacer una llamada, regalar una sonrisa”. 

Temas

Lee También

Comentarios