Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 08 de Diciembre 2019

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

La banda alemana demostró su afición por México despidiendo al 2018 con su público en Puerto Vallarta

Por: Héctor Fernando Navarro Vázquez

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

Inicio de año teutón y ardiente con Rammstein en Puerto Vallarta

La máquina teutona de seis cabezas lideradas por Till Lindemann cumplió las expectativas y demostró porque es una de las bandas con mejor producción a nivel mundial. Rammstein despidió el 2018 y le dio la bienvenida al 2019 en Puerto Vallarta Jalisco. 

Desde mediados del año los alemanes dieron el anuncio causando emoción, expectativa y algo de incredulidad de que una banda de esta envergadura eligiera las costas mexicanas para dar uno de sus recitales. Finalmente llegó el día y cinco mil personas disfrutaron del concierto que duró poco más de una hora y media y se conformó de 18 temas. 

En el concierto no hubo sorpresas musicales, Rammstein entonó un setlist similar al de sus últimas  presentaciones (mismas que no ocurrían desde hace meses) causando un tanto de descontento puesto que se tenía la esperanza de que se pudiera a escuchar por primera vez ‘Mein Land’ (canción cuyo video se desarrolla en la playa) o algún tema nuevo, o algo de su nuevo disco que saldrá en abril, sin embargo esto no sucedió y el sentimiento fue rápidamente sustituido por la adrenalina que es estar rodeado de la pirotecnia y teatralidad que en ellos es característica. 

Fuego por todos lados

No, no fue un showcase, ni un acústico. Rammstein ofreció un concierto de primero nivel y utilizó todo su poder; lanza llamas, pistolas de fuego, y estructuras metálicas equivalente a toneladas de equipo. 

‘Ramm4’, ‘Reise Reise’ y ‘Hallelujah’ conformaron el primer bloque de show en donde Lindemann, Richard Z. Kruspe, Christoph Schneider, Oliver Riedel, Paul Lander y  Christian Lorenz lucieron agradecidos en todo momento.

El Año Nuevo no puede estar completo sin el brindis y con la precisión que caracteriza a los alemanes en punto de la media noche la banda hizo el tradicional conteo y brindó con los presentes para finalmente terminar con ‘Te Quiero Put$’. 

Al término de Rammstein se subió al entarimado un grupo de mariachi, pero sin micrófonos y equipo de sonido adecuado, hecho que molesto al vocalista alemán y él mismo se encargó de llevarle los micrófonos y bocinas para que sonaran correctamente.

Este miércoles se llevará a cabo el segundo concierto en el que se presume habrá cambios significativos en el setlist y en dónde aún hay boletos generales alrededor de seis mil pesos. 

Luna de miel con Rammstein

Rodrigo Lozano y Yina Orihuela, son oriundos de Aguascalientes, son novios desde hace siete años, se casaron el pasado domingo y decidieron que su Luna de Miel sería en compañía de Rammstein.

“Lo habíamos pensado desde hace meses, pero apenas el jueves nos animamos y compramos boletos y hospedaje”, comparte la pareja acentuando que en la experiencia gastaron alrededor de 30 mil pesos".

NM

Temas

Lee También