Lunes, 20 de Septiembre 2021

Jaliscienses, rezagados en el uso de créditos

La falta de cultura financiera y la burocracia, los principales obstáculos; el temor de pagar altos intereses complica el financiamiento

Por: El Informador

Oportunidades. Las Pymes del Estado obtienen capital de distintas fuentes; pocas usan servicios bancarios. EL INFORMADOR/ARCHIVO

Oportunidades. Las Pymes del Estado obtienen capital de distintas fuentes; pocas usan servicios bancarios. EL INFORMADOR/ARCHIVO

Apenas una cuarta parte de la población de Jalisco usa créditos. De acuerdo al mapa de inclusión financiera de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en 2016 apenas 26.3% de los jaliscienses contaba con créditos como forma de financiamiento. Con ello, el Estado ocupa el sitio 26 de 32 estados.

De acuerdo con especialistas, el bajo uso de créditos de los jaliscienses se debe a factores como la falta de confianza en las instituciones bancarias por los altos intereses; las bajas percepciones salariales de los trabajadores que les impiden, entre otras cosas, ser sujetos de crédito; o el auge de alternativas como cajas populares, tandas, préstamos rápidos y, recientemente, las aplicaciones Fintech.

“El empleo precario, sin prestaciones, temporal, sin contrato permanente, hace que las personas no sean sujetos de crédito”, señaló Luis Alberto Güemez, profesor investigador de la Universidad Panamericana (UP).

Además, muchos trabajadores reciben sus ingresos de manera informal e, inclusive, en efectivo para evitar pagos fiscales. Esto provoca que no puedan acceder a créditos y tengan que usar otras vías de financiamiento.

Antonio Ruiz Porras, economista de la Universidad de Guadalajara (UdeG), consideró que a pesar del tema salarial, la gente ahora tiene mejores condiciones económicas que les permiten explorar alternativas al crédito tradicional.

“Como ejemplos están los pagos a meses sin intereses, apoyos laborales, gente organizada con mecanismos alternativos, cajas de ahorro o crédito. Esto hace que los préstamos no sean muy socorridos”, explicó.

El poco uso de créditos también tiene relación con la desconfianza y el “rencor contra el sistema financiero”, señaló Alberto Goyenech, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Consideró que la población con menores ingresos es quien más interés paga por los créditos, al ser etiquetados de manera errónea como “mal” cliente.

Empresas desdeñan la banca tradicional

Debido a que les parecen altos los intereses que cobran los bancos, las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, están reduciendo la opción de los créditos como una forma de financiamiento.

De acuerdo a la Encuesta Trimestral de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio elaborado por el Banco de México, para el periodo enero-marzo de este año, 31.2% de las empresas usaron crédito de la banca comercial, 4.3% menos que en el primer trimestre de 2017. En cambio, los proveedores son la principal fuente de financiamiento, con 76.7% de las empresas encuestadas por Banxico.

Además, las empresas con menos de 100 empleados reportan que las comisiones y otros gastos asociados al crédito bancario son más costosas (31.8%) y el porcentaje crece en las compañías con más de 100 personas (46.9%). Igualmente, dos de cada 10 empresas consideran que las tasas de interés de los bancos fueron más costosas que en el primer trimestre del 2017.

Alberto Goyenech aseguró que en Jalisco es muy difícil que las Pymes y Mipymes sean sujetas de crédito, por lo que recurren a otras vías como préstamos familiares para emprender un negocio.

Otra razón por la cual los empresarios no utilizan la banca tradicional es la burocracia. “Por tiempos lentos, tediosos, y al final o no te aprueban o te aprueban sólo lo que ellos quieren. No hay esa flexibilidad con la estrategia de la empresa”, dijo Goyenech.

Para los emprendedores, Luis Alberto Güemez destaca lo complejo para conseguir un crédito. “No son sujetos de entrada ya que los requisitos exigen antigüedad como empresa y un determinado porcentaje de utilidades antes de acceder a crédito. Por lo tanto, recurren a otro tipo de financiamiento”.

Fintech y cajas de ahorro, alternativas para usuarios

Ante los altos costos que la gente percibe de la banca tradicional, han crecido alternativas de financiamiento como las tandas, las empresas de tecnología financiera (Fintech) o las cajas de ahorro, coinciden expertos.

Según Antonio Ruiz Porras, las empresas Fintech en Jalisco tienen “un crecimiento un poco más lento de lo que la gente esperaba, pero a mediano plazo sí se consolidarán como alternativa, para ello es importante garantizar la seguridad de empresas y usuarios”.

Para Alberto Goyenech, del ITESO, se ha dado un incremento del uso de instituciones de crédito prendario (ejemplo: las casas de empeño) ante la desconfianza en el sistema financiero tradicional y la falta de acceso en zonas alejadas de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG).

“El crédito no se debe solicitar cuando te falta dinero, sino cuando tienes dinero y quieres tener más. Vamos tropezando de manera reiterada en crisis financieras personales por eso mismo, pero es cuando nos va bien en economía o tenemos excedentes los momentos para pedir un crédito”, señaló.

Respecto a las cajas populares, aunque alrededor de 120 mil jaliscienses son usuarios de 110 sociedades cooperativas de ahorro y préstamo activas, apenas 49 están autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), según datos del Fondo de Supervisión Auxiliar de Cajas de Ahorro y de Protección a sus Ahorradores (Focoop) al 31 de marzo de 2018.

“Muchas de esas cajas populares no son reguladas u operan fuera de la ley. Cobran tasas de interés muy altas, debido a sus riesgos mayores y sus costos de captación de recursos son muy altos”, explicó Luis Alberto Güemez.

BANCO
Sin servicios financieros

De acuerdo con datos del Banco Mundial, existen dos mil millones de adultos en el mundo que no tienen una cuenta básica para realizar transacciones financieras. Además, arriba de 200 millones de micro, pequeñas y medianas empresas no tienen financiamiento adecuado para prosperar y crecer, aduciendo la falta de garantías e historial crediticio como una razón de peso.

Temas

Lee También