Viernes, 14 de Junio 2024

El valor de emprender

Con tres décadas de experiencia, Tomás Cinco Gámez está al frente de GT Terabyte, una empresa de ingeniería eléctrica, control y automatización que presta servicios a nivel comercial e industrial

Por: Gabriela Aguilar

Tomás Cinco Gámez, el empresario, radicado en Guadalajara, es originario de Baja California. EL INFORMADOR/ A. Navarro

Tomás Cinco Gámez, el empresario, radicado en Guadalajara, es originario de Baja California. EL INFORMADOR/ A. Navarro

El éxito no toca a la puerta, hay que salir a buscarlo, y Tomás Cinco Gámez lo hizo. Salió de Baja California hace 35 años para establecerse en Guadalajara, el mercado laboral le abrió las puertas en el área de Alumbrado Público de uno de los Ayuntamientos de la Zona Metropolitana y adquirió los conocimientos necesarios en el manejo de la energía e instalación eléctrica, con el tiempo conoció a las personas correctas que le propusieron iniciar un camino independiente. Y se arriesgó.

El viaje no fue fácil, pero Tomás no quitó el dedo del renglón. La primera propuesta fue una sociedad en la que él puso sus conocimientos en la instalación y su socio buscaba a los clientes. Funcionó por un tiempo. Prestaba sus servicios como contratista para constructoras y empresas de integración realizando las instalaciones eléctricas. 

“Con mi primer socio hicimos un buen equipo, yo sabía hacer las instalaciones y él tenía los contactos. Me gustó ser mi propio patrón y buscar el crecimiento”, comparte recordando los inicios.

Después, recibió una invitación para instalar cableado de tecnología y siguió trabajando para otras empresas; sumaron a dos de sus familiares y así continuó la operación por tres años más, pero surgió la inquietud de tener un negocio propio. Cuando esa etapa terminó Tomás tenía las bases, el conocimiento y el camino hacia la certificación para abrir su empresa como integradora, buscando a sus propios clientes. “Nosotros nos encargábamos de las instalaciones en empresas. Transformadores, tableros, los requerimientos. Las constructoras nos pagaban por hacer un servicio que ellos garantizaban. Ahora nosotros hacemos esos servicios”. 

La independencia

Desde 2014 opera de manera independiente y constituida como una SA de CV Proelco (GT Terabyte), una empresa de ingeniería eléctrica, control y automatización que presta servicios a nivel comercial e industrial. “Con el tiempo busqué clientes directos, tomé cursos, me certifiqué en algunas marcas y me dio valor agregado para poder ofrecer mis servicios. Así nació la idea de formar la empresa”. 

Con el tiempo la estructura de GT Terabyte fue más sólida. “Mis hijas salieron de la escuela y se integraron a la empresa en enero de 2015. Una en el área de compras y otra en administración. Contraté a una persona que aportó sus conocimientos de ingeniería, y así poco a poco se han integrado ingenieros de mayor experiencia y certificaciones que nutrieron la empresa para que creciera”, y ahora son 25 los colaboradores a su cargo

Sin embargo, no hay una sola área que sea ajena para Tomás, y quizá la más importante fue convertirse en el promotor y vendedor de sus servicios. “Desde que inicié como contratista era vendedor, el ir con una empresa de integración y decirle qué servicios podía ofrecer de alguna manera es venderle. Nunca hemos tenido un área de ventas como tal, hemos buscado personas para ese objetivo pero no ha funcionado”, y parte del éxito de Tomás y su empresa radica en que él mismo ofrece atención a otras compañías. “Hay un director de operaciones y yo me encargo de la dirección general, pero todas las áreas tienen el conocimiento y la capacidad de ofrecer nuestros servicios” y de esa manera ha crecido la cartera de clientes con el tiempo.

Nada que perder

Mirando atrás, Tomás reconoce que no todo ha sido sencillo en estas tres décadas de esfuerzo, pero lo que tiene claro es que no hay nada peor que el temor a fracasar, así que arriesgarse es el único secreto que separa a un emprendedor de alguien que no lo será nunca. “Si realmente tienen las ganas y el coraje para ser un emprendedor o un empresario no hay nada que perder. Alguna vez cuando le conté a alguien que quería tener mi propia empresa me preguntó que a qué le tenía miedo, y le dije ‘al fracaso’. Y me preguntó: ‘En este momento ¿qué tienes?’ Y no tenía nada, sólo tenía que invertir mi esfuerzo y dedicación. Y me dijo: ‘Si no funciona serás un mediocre, pero si funciona serás una persona exitosa, no tienes nada que perder’”. 

Así que Tomás asumió el riesgo, teniendo claro que ya contaba con el conocimiento, tenía el tiempo y un plan de contingencia: “Si no funcionaba pensé en regresar a emplearme y aquí no pasó nada”, recuerda, afortunadamente ese momento no llegó pese a los momentos difíciles. Ahora la historia es distinta y está llena de satisfacciones. “Escuchar a mis hijas decir que están orgullosas es lo que me hace pensar que valió la pena. Ver a los colaboradores entregados y que digan que no dejarían la empresa hasta el día que tenga que cerrar es muy importante. El lograr que esas personas se sientan orgullosas y sentirme orgulloso de lo que he logrado lo es todo. Para mí ni el dinero ni el crecimiento valen tanto como eso”, concluye Tomás, quien sabe que emprender es un acto de valor y también de fe.

Los servicios

GT Terabyte ofrece también servicios especiales en el área de video vigilancia, con cámaras, controles de acceso en puertas, cuartos de telecomunicaciones, todo lo que tiene acceso tan personalizado como una huella digital o claves alfanuméricas. 

Automatizan máquinas con banda de producción y trabajan el cableado de red así como la energía regulada, todos los equipos que requieren un respaldo con baterías para servidores y computadoras.

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones