Miércoles, 17 de Abril 2024

Barbrock, un oasis para los caballeros

Joel García desde siempre tuvo claro que lo suyo era satisfacer el arreglo personal de sus clientes, por lo que abrió una barbería premium

Por: Gabriela Aguilar

El director de Inelgy y Barbrock trabaja de forma profesional y orgánica. EL INFORMADOR/ H. Figueroa

El director de Inelgy y Barbrock trabaja de forma profesional y orgánica. EL INFORMADOR/ H. Figueroa

Lo de hoy es diversificarse. En este espacio, a lo largo del tiempo hemos tenido oportunidad de aprender a través de quienes han intentado -de manera orgánica o por la oportunidad del momento que viven- a emprender. En el caso de Joel García, quien desde siempre tuvo claro que lo suyo era desarrollar proyectos y satisfacer necesidades de iluminación, entender una necesidad personal y de otros hombres como él, lo llevó a pensar que abrir una barbería premium al sur de la ciudad podía brindarle una nueva oportunidad de negocio en un campo muy distinto al que él domina.

Lleva más de una década enfocado profesionalmente a la iluminación, primero con proyectos personales no tan afortunados y luego con empresas que le permitieron adquirir la experiencia necesaria para construir nuevos cimientos hasta levantar Inelgy, una empresa que lleva casi seis años de pie enfocada a proyectos de iluminación e insumos a nivel residencial, comercial e industrial; sin embargo, abrir bien los ojos le permitió hace unos meses crear un oasis para los caballeros justo enfrente de donde se ubica su empresa matriz en la zona de La Tijera, en Tlajomulco. “Con el nuevo proyecto tenemos apenas dos meses, se trata de una barbería premium, no hay muchas con ese nivel en Guadalajara, está enfocada totalmente en el caballero. Yo lo veo como el lugar cómodo y seguro para relajarse mientras recibe un servicio de corte y barba”.

Aunque el boom de las barberías tiene ya más de una década en nuestra ciudad, luego de muchos años casi extintas con el tradicional formato de los años cincuentas, se renovó el concepto, como respuesta a una necesidad actual de subir el nivel del arreglo personal. Sumado a esto, Joel puso su toque personal. “Al llegar los clientes pueden tomar un wisky o cerveza mientras esperan a ser atendidos, o después de que lo atiendan. El servicio dura aproximadamente una hora y media”.

Pasar de la iluminación industrial a la estética masculina respondió a un tema de oportunidad, entender que abrir un espacio para relajarse en medio de la rutina podría ser justo lo que los caballeros necesitaban. “Barbrock está ubicado justo en frente de Inelgy. Vimos que el local estaba desocupándose y pensé que podría hacer algo, pero no sabía qué. Primero tuve el lugar, luego hicimos un análisis de cómo aprovecharlo de a cuerdo a las necesidades de la zona y vi una oportunidad de poner un negocio así”. 

Navegar con la corriente

Parte fundamental de tener un negocio exitoso es adaptarse a los cambios y aprovechar las oportunidades. En el caso de Joel, el periodo de la pandemia hace cuatro años fue fundamental. Con una empresa joven -y de la mano de un socio- debió atravesar por un periodo de ajuste y reestructura. “Antes nos enfocábamos a la distribución con pequeños mayoristas, pero con la pandemia cambiamos el modelo comercial y lo enfocamos a la raíz, nos fuimos al ramo alimenticio, aprovechamos la oportunidad en proyectos para hospitales y cambiamos totalmente la manera comercial y fue determinante para un resultado extraordinario a favor. También durante la pandemia se tuvo que diluir la sociedad de la empresa y compré la parte de mi socio, así que actualmente estoy sólo yo”.

Como líder de 22 colaboradores tanto en Barbrock como en Inelgy, Joel aprendió la importancia de permitir que su equipo se desarrolle de manera orgánica. “En los últimos años aprendí que cuando tu equipo de trabajo va creciendo contigo y ellos alcanzan sus propios objetivos, ves que vale la pena el esfuerzo. He llegado a la conclusión que el desarrollo de tu equipo de trabajo es tan importante como el tuyo. Muchas personas, cuando emprenden, lo primero en lo que piensan es en el dinero, pero conforme avanzas ves que el objetivo principal es otro, la libertad de tiempo y ya luego llega el dinero”. Y con la meta de crecer y permitir que otros crezcan a su paso, Joel sigue en busca de nuevos proyectos que lo desafíen.

El arte de vender

Para Joel, vender es la base del éxito en su carrera. Pasar de ser el ingeniero que desarrollaba proyectos a vender los proyectos hizo la diferencia para crear su primera empresa. 

“Tengo la idea de que todos vendemos un producto o servicio, todos venden algo dentro de una empresa, y es tan importante la persona encargada de atención al cliente, quien está en recepción o en limpieza. Todos vendemos algo de una u otra forma. Yo siempre fui muy técnico, como ingeniero en Comunicaciones y electrónica que soy, hasta que un día me tocó vender proyectos en una empresa para la que trabajaba; ahí inicié en la parte de las ventas. Al principio no estaba muy convencido, hasta que entendí esta parte de que todos vendemos algo y el que más vende es al que le termina yendo mejor”.

La recomendación de Joel para quien desea emprender es hacerlo objetivamente. “Primero deben tener metas bien claras y deben ponerse fecha. Si no lo limitan a un tiempo es más difícil alcanzarlo. Hay que intentarlo, que no le teman a equivocarse, y si se equivocan, aprendan de los errores, y todas esas experiencias les permitirán tomar mejores decisiones. Eso es lo importante en cualquier empresa”. 

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones