Domingo, 17 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Cultura

Revisitar “Las Meninas”

El pintor español Jacob Vilató visita México para inaugurar su primera exposición individual en el país, con la muestra “Meninas feas”

Por: Jorge Pérez

“Meninas feas” se expondrá en el Centro Cultural Clavijero, en Morelia. ESPECIAL

“Meninas feas” se expondrá en el Centro Cultural Clavijero, en Morelia. ESPECIAL

La exposición “Meninas feas” -una exploración a la obra más emblemática de la historia del arte español, “Las Meninas”- del pintor español Jacob Vilató está conformada por 70 piezas y se podrá apreciar en el Centro Cultural Clavijero (Morelia) -desde el 9 de septiembre- con planes para que se exponga en otras partes de la República, según afirmó Itzel Culebro, socia del pintor.

Jacob platicó con EL INFORMADOR sobre la exposición y el lugar que la acoge: “Para mí es un tema que conecta con México. Al ser la primera exposición en solitario quería que fuese en México. A partir de allí se nos han abierto varias puertas, ha habido buena recepción. Es un sitio que al visitarlo parece increíble, el tipo de edificio, cómo se exponen las obras, el respeto”.

El corpus de obras que se podrá ver incluye pinturas (con la técnica de acrílico), dibujos y cuadernos. Vilató habló del cuidado al elegir qué poner en la expo: “La selección de obras ha sido un tema muy intenso, de trabajar de día y de noche. Es algo muy sentimental para mí, quería ser muy honesto, muy directo con lo que he volcado allí. Si una obra merecía, si me satisfacía, tenía que estar. Son todas obras de las que me siento muy orgulloso, son muy cercanas a mí. Comienza con las pinturas, unas 30: empecé trabajando con gran formato, de 30 cm a 2 metros. Luego pasé al dibujo, más próximo y rápido, y finalmente las libretas. Lo que se expone es toda esa producción, todo lo que me es querido. Es una cuestión muy sincera”.

Gracias a eso se puede apreciar una cierta evolución temporal en las piezas. Para Vilató, la creación de series es una práctica habitual del artista: “Repetir un tema es un poco obligarse, volver a dibujar lo mismo. Al final no se copia el cuadro, nos metemos en otros temas, en la psicología de cada personaje, el porqué, a unos se les toma cariño, a otros los vamos odiando. Al obligarme trabajar sobre lo mismo se presiona y vemos hasta dónde podemos llegar”.

Volver a un mismo tema equivale también a replantearlo en cada ocasión: “En los cuadros, los dibujos y las anotaciones se puede ver la evolución, también de lo que viene antes. Las meninas se transforman en un lenguaje en el que podía pintar cualquier cosa propia que me pasase o sintiese a través de las meninas. No sé cómo pasó, pero acabé tan obsesionado que solo pintaba meninas. Era un lenguaje. Después de esas que se enviaron a México he continuado, salen por todas partes. Es inevitable ya”.

Jacob habló de la muestra que tendrá en México y la relación con su trabajo previo: “Meninas feas explora un poco la variación anterior, se puede ver el uso del color, la profundidad. Al final son todos los mismos temas pero con otra base. Aunque se intente evitar se puede reconocer. Como cuando alguien escribe un libro sobre un tema diferente: son las mismas expresiones”. De las maneras de trabajar, Jacob agregó: “Hay gente que es feliz con un lienzo en blanco. Para mí repintar o trabajar con un accidente es más cómodo. La arquitectura es muy racional; en la pintura no hay soluciones directas. Si hay algo que compartir a partir de un accidente es más fácil”.

El artista tuvo una formación profesional como arquitecto, aunque la pintura ha sido parte de su vida desde muy joven: “Para mí lo de pintar siempre ha estado ahí, no es algo visto, pero que he hecho siempre, estaba en la familia y es muy natural”. Jacob creció en un ambiente donde las artes estuvieron siempre presente, pues en su familia están los hermanos Javier y José Vilató Ruiz, además de Pablo [Ruiz] Picasso.

Jacob abundó en la formación de arquitecto y la coincidencia de muchos artistas que comparten esa carrera: “Aquí nos hacen creer que somos artistas de algún modo. Eso como que da permiso para opinar o lanzarnos a otros campos, como diseño gráfico o hasta la pintura. No sé si es bueno o malo. También acaban encontrándose con gente de un mundo más ligado al dinero, y también al lujo. El arquitecto en ese contexto puede parecer un artista, en un mundo de las finanzas”.

¿Quieres saber más?

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb
Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777.

Temas

Lee También