Martes, 22 de Septiembre 2020

Rapquimia, el taller de rap feminista

La intención es empoderar a las mujeres desde la libertad

Por: El Informador

Rapquimia. A través de estos talleres, el rap ha fungido como medio de protesta para expresar la violencia en la cual viven las mujeres en México.

Rapquimia. A través de estos talleres, el rap ha fungido como medio de protesta para expresar la violencia en la cual viven las mujeres en México.

Rapquimia es la unión de tres cantantes mexicanas de distintas disciplinas relacionadas con la palabra a través de la cual, desde hace casi tres años, buscan salvar a mujeres usando su voz para llegar a la liberación con la expresión de sí mismas.

“El resultado que buscamos no es triunfar e irnos de gira, es salvarnos. Que existan cada vez más chicas con esta liberación de la palabra. Tienen cosas que decir pero hace falta el empujón, no de cómo hacerlo, sino de que te digan que tu historia es importante”, explicó la rapera Masta Quba.

Masta Quba, la cantante MarieV y la poetisa Cynthia Franco formaron Rapquimia con el pretexto de hacer un taller de rap feminista, pero con la intención de empoderar a las mujeres desde la libertad.

Cuando en 2018 empezaron a dar el taller en varios de los Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES) de Ciudad de México, descubrieron que la tarea que les había sido encomendada podría ser mucho más grande de lo que creían y decidieron expandir la actividad.

“Empezamos a movernos de manera independiente cuando nos dimos cuenta de que en el taller pasaba algo mucho más grande que nosotras mismas: Las chicas tenían mucho que expresar y decir desde lugares como la herida o la rabia”, explicó MarieV.

Entonces también fueron modificando el enfoque y utilizaron el hilo del rap para darle voz a las mujeres y que con esto pudieran obtener resultados ajustados a cada una de ellas.

“El taller se vuelve también un experimento, un laboratorio. Ellas nos enseñan a nosotras”, explicó Franco. Y mientras ayudan a otras mujeres a conocerse y a expresarse, también hay aprendizaje para las maestras. Franco consideró que aprendió con sus compañeras a mezclarse y a acercarse al trabajo multidisciplinario “desde el cuerpo, darle lo rítmico a lo poético”.

Por su parte, MarieV explicó que le emociona compartir con las alumnas lo que ella vivió cuando se acercó al rap: “Yo estudié música y en el momento que me dieron esa llave (el rap), vi ese espacio seguro en el que expresarme en mi completa libertad. Es un privilegio tener este espacio donde llorar, escribir, reír, sanar, aullar y resignificar. Hace que ellas se vuelvan libres y nos enseñen desde esa libertad”, apuntó.

JL
 

Temas

Lee También