Lunes, 17 de Junio 2024

LO ÚLTIMO DE Cultura

Negroni: Literatura y arte son consecuencia de la insatisfacción de la vida

La escritora argentina, María Negroni, relata sobre su experiencia escribiendo "El corazón del daño" libro que recoge algunas de sus experiencias de vida 

Por: EFE

María Negroni comparte su sentir en torno a su nuevo libro

María Negroni comparte su sentir en torno a su nuevo libro "El corazón del daño". EFE/ARCHIVO

La escritora argentina María Negroni, que acaba de publicar el libro inclasificable entre la autobiografía y la poesía "El corazón del daño", considera que "la literatura y el arte son la consecuencia de una insatisfacción de la vida misma".

"La literatura es la vida que no alcanza", recoge Negroni en una frase del portugués Fernando Pessoa en el inicio de "El corazón del daño" (Random House), a lo que añade en una entrevista con que "si la vida alcanzara, no habría literatura".

Considera la autora argentina que "los humanos escribimos porque hay una sensación de pérdida, casi consustancial a la vida", y recurre al mito bíblico de la expulsión del paraíso: "Cuando Adán y Eva son expulsados y condenados al trabajo y a la muerte, ahí comienzan a hablar, lo que demuestra que si pudiéramos poseer el mundo, no hablaríamos".

UN LIBRO DE DUELO

Negroni (Rosario, Argentina, 1951) define esta obra como "un libro de duelo por la muerte de la madre" que tuvo su curioso origen en una frase que había escrito para otra obra que no llegó a cuajar: "En la casa de la infancia no había libros". Poco a poco, relata, el libro pasó del tiempo de la pérdida de la madre a otra cuestión, "la idea de cómo se forma una escritora, un doble origen que tiene que ver con la lengua materna y con la tradición literaria, troncos que alimentan la escritura".

Escritora tardía que comenzó a publicar a los 35 años después de unos años dedicada al activismo político y de "exilio interior" durante los años de la dictadura argentina, ha recibido distintos premios en América y Europa a lo largo de su carrera.

Negroni nos comparte los senderos en los que se ha aventurado en su libro "El corazón del daño". INSTAGRAM/@marianegroni1

Negroni destila en "El corazón del daño" circunstancias personales, sus amigos, su militancia en la clandestinidad, el abandono de Buenos Aires y la emigración a Nueva York, "una caja de Pandora" donde vivió veinte años, así como el paisaje interior que dejaron en ella. Explica también sus dificultades para escribir al tener que compaginarlo con la crianza de los hijos, los estudios universitarios en un país extranjero y el descubrimiento de una ciudad como Nueva York.

"Siempre me ha interesado cómo se integra la vida en la literatura", señala Negroni, que durante un tiempo estudió las vidas de otras escritoras: "No encontré un patrón común, hay muchas escritoras suicidas, hay muchas que no tuvieron hijos o parejas".

ALIENTO POÉTICO

"El corazón del daño" tiene mucho de su "aliento poético", reconoce, porque "la poesía va al hueso, al meollo de las cosas, no se entretiene en las anécdotas", y entiende que muchos vean sus obras "inclasificables" y se refieran a ellas como "ensayos líricos, novelas que no son narrativas o poemas que mezclan la biografía".

Sin embargo, la escritora no cree mucho en las etiquetas -"en los libros hay escritura o no hay escritura"- y para ella "el personaje principal es el lenguaje, que tiene que emocionar, porque las palabras son criaturas vivas, que además son como esas piedras que tiradas al agua generan círculos concéntricos".

Niega que sea un libro terapéutico, pues "la literatura es literatura" y, parafraseando al poeta brasileño Paulo Leminski, asegura que "la poesía es un inutensilio": "Para resolver los problemas que aparecen en el libro ya hice terapia, por eso no es un libro terapéutico".

A lo largo de las páginas desfilan escritores como los franceses Marcel Proust y Chales Baudelaire, la británica Virgina Woolf y el alemán Theodor Adorno, "autores que han sido referencia" para ella y que constituirían su "biblioteca amada".

Actualmente, Negroni dirige la Maestría en Escritura Creativa de la Universidad Nacional de Tres de Febrero en Buenos Aires, donde también es docente, una dedicación que le permite estar en contacto con gente más joven que le hace recordar "los miedos y los deseos de esa etapa vital". A los alumnos que quieren ser escritores en dos años les dice siempre: "Transformarse en escritor lleva décadas, leer mucho y ahora se lee poco, y aún menos a los clásicos, pero es interesante, porque aportan una pulsión de escribir muy fuerte".

SL

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones