Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 17 de Noviembre 2018

Liniers hace rodar la bola negra

El ilustrador hace mancuerna con Mario Bellatin en su nueva aventura de papel
 

Por: El Informador

Sorprendido y entusiasta por ver al fin sus ilustraciones del cuento “Bola negra”, materializadas en el libro que tanto tiempo le llevó construir, Ricardo Siri, mejor conocido como Liniers, cuenta sobre el proceso de ilustración de su más reciente libro, así como las razones que lo llevaron a ilustrar dicho cuento de Mario Bellatin.

“Como vivo ya lejos ya nadie me manda los libros… Pero bueno, para hacer este libro primero me topé con Mario, antes que con la bola, lo conocía en Ushuaia en un festival de narrativa, y como es imposible no hacerlo con Mario, me enamoré profundamente de este hombre, ¡lo quiero en mi vida de alguna manera! Porque viven en un planeta, Bellatistán, y quieres vivir ahí, un rato por lo menos”.

Fue entonces que autor y el ilustrador decidieron realizar “algún experimento” juntos. “Mario me mandó este cuento tan increíble, lleno de imágenes y de cosas que se podían hacer, pero tampoco quería tocarle ni una coma porque ya estaba perfecto, ¿qué iba a estar yo editando algo que ya era perfecto? Entonces, se me ocurrió hacer dos renglones del libro por página, respetar eso, intentar respetarlo 100% y lo habré hecho en un 98%, porque uno es artista al final y uno se hizo artista para portarse mal”.

Uno se hizo artista para portarse mal.

Liniers leyó el cuento y las imágenes inundaron su mente: un luchador de sumo, su hermana anoréxica, un entomólogo oriental, procesiones de viejos sin dientes. “Eran increíbles para dibujar”. Sin embargo, el proceso de ilustración le llevó más tiempo de lo esperado, porque a la vez estaba con sus otros proyectos como “Macanudo”. Al final, la larga duración sirvió para impulsar su creatividad.

“Siempre era robar un ratito para dibujarlo. Y lo lindo fue que con el tiempo me iba olvidando del cuento y no sabía qué pasaría, no leía para adelante, leía los dos renglones que tenía que dibujar, casi como un cadáver exquisito, que se iba conformando, como una especie de mentira personal donde parecía que yo iba escribiendo el cuento. Yo no entiendo cómo en cinco páginas del texto me sacó una cantidad enorme de dibujos y de imágenes. Mario tiene una especie de sentido del humor muy extraño, que siempre me saca carcajadas”.

El ilustrador, justo cuando dibuja sobre la portada de este diario. EL INFORMADOR/G. Gallo

Retomar su propia experiencia

Además, Liniers resalta que “el mismo mundo” lo fue preparando para realizar esta obra, pues un par de años antes a este proyecto, él vivía en Montreal, donde asistió a “una especie de festival botánico, había mariposas de tamaño de murciélagos; entonces, mucha parte de los bichos que dibujé en este libro lo saqué de eso. También me apoyé en Google, donde me encontré una foto de una convención de entomólogos; pero traté de hacerlo lo más intuitivo posible, como si saliera directamente del libro y no de algo súper investigado. Es lo que siento también de Mario, como que su manera de escribir va llegando a su mundo, entonces traté de meterme por la puerta que él me había abierto con los dibujos”. 

Temas

Lee También

Comentarios