Sábado, 04 de Julio 2020

Las orquestas enmudecen

El pasado 19 de mayo falleció Salvador Zambrano Oregel, violinista principal de la OFJ por al menos 25 años

Por: El Informador

Su pasión por la música llevó al músico Salvador Zambrano a ser ampliamente reconocido y respetado. ESPECIAL

Su pasión por la música llevó al músico Salvador Zambrano a ser ampliamente reconocido y respetado. ESPECIAL

El pasado 19 de mayo se fue una importante figura de la escena musical a nivel Jalisco. Se trata del concertino Salvador Zambrano Oregel, quien a lo largo de su carrera logró destacar en su rubro, llegando a lograr diversos reconocimientos que lo llevaron a consolidarse en la otrora Orquesta Sinfónica de Guadalajara.

El músico nació el 23 de agosto de 1927 en Ocotlán, Jalisco y desde temprana edad surgió su gusto por la música, al grado de realizar sus estudios en la carrera de música de Bellas Artes en la Universidad de Guadalajara (UdeG), con tutores como Ignacio Camarena, Domingo Lobato, Higinio Velázquez y José Trinidad Tovar.

Su primer contacto con la Orquesta Sinfónica de Guadalajara, hoy conocida como la Orquesta Filarmónica de Guadalajara, fue en 1945, cuando ingresó a sus filas como becario, logrando un lugar definitivo y poco a poco consolidarse.

Su talento fue demostrado a tal nivel que en 1975 la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara lo nombró como maestro de la cátedra del violín, puesto en el que Salvador Zambrano se mantuvo por varios años de su vida.

Es en la Orquesta Filarmónica de Jalisco donde se coloca como concertino (violinista principal de una orquesta), puesto en el cual se mantuvo por al menos un cuarto de siglo. Tiempo después, en 1995, para ser precisos, el entonces Gobernador de nuestra entidad, Alberto Cárdenas Jiménez, le otorgó el título de “Concertino Honorario” en reconocimiento a sus cerca de 50 años de trayectoria como violinista. Cabe mencionar que en aquel año la orquesta era dirigida por José Guadalupe Flores.

El violinista también desempeñó funciones como Director Titular de la Orquesta de Cuerdas del departamento de Educación Pública del Estado, y parte de sus labores era el impartir conciertos en escuelas urbanas del Estado de Jalisco, a manera de ejercicio didáctico educacional en artes para diversos estudiantes de educación básica.

El reconocimiento a Salvador Zambrano Oregel rebasó los estándares comunes y gracias a la impartición de clases de violín en la Universidad de Guadalajara, el instituto de educación nombró un aula con su nombre a manera de gratitud por sus años de servicio. Lo mismo ocurrió en su natal Ocotlán, donde una de las calles de aquel municipio fue nombrado en su honor.

Luego de su fallecimiento, su familia busca promover la manera de incluir a Salvador Zambrano en el libro de los Récord Guinness, pues argumentan es el violinista que más tiempo estuvo dentro de una orquesta.

Al concertino no solo se le recordará por su capacidad y dedicación, pues también se le recordarán declaraciones, como la del compromiso de desarrollar sus funciones: “Colaborar con la cultura musical de mi Estado durante tantos años representa no solo una satisfacción muy grande, fue también un gran honor. Ser concertino implicaba atención, firmeza y respeto”.

Tapatío

Temas

Lee También