Viernes, 07 de Agosto 2020

“La claridad”: Narrativa corta para contrastar la oscuridad

Tras cuatro meses de espera, el autor argentino Marcelo Luján recibió el Premio de Narrativa Breve Ribera del Duero
 

Por: El Informador

Ganador. Marcelo Luján (al centro) posa con su premio al lado de los organizadores. CORTESÍA

Ganador. Marcelo Luján (al centro) posa con su premio al lado de los organizadores. CORTESÍA

Esta semana se anunció el fallo de la sexta edición del Premio de Narrativa Breve Ribera del Duero, el premio literario más importante en el género del cuento. Su ganador fue el argentino Marcelo Luján (Buenos Aires, 1973), quien se une a la lista de ganadores que incluye los mexicanos Guadalupe Nettel y Antonio Ortuño, los españoles Marcos Giralt Torrente y Javier Sáez de Ibarra, y la argentina Samanta Schweblin. Desde marzo pasado (el 10) Luján recibió la noticia, que se haría pública los días siguientes, pero por la pandemia y el cierre total en España (el 14) la buena nueva tuvo que aplazarse durante cuatro meses: “Teníamos que mantener silencio. Nos dedicamos a trabajar el libro. Fue muy extraño lo que pasó: había ganado pero no había. Aunque había un acta nadie lo podía decir, en ningún lado estaba. La gente me preguntaba y tenía que decir que todavía no se sabía nada. Hasta que la semana pasada se empezó a confirmar. Volví un poco a la realidad hasta hoy que se hizo público”, comentó desde España, donde reside.

Convocado por la editorial española Páginas de Espuma (sello que resalta el cuento en su catálogo) y la denominación de origen vitivinícola de Ribera del Duero, el premio tuvo a un jurado compuesto por Fernando Aramburu, Clara Obligado y Óscar Esquivias había elegido a cinco finalistas: junto a Marcelo estuvieron Magela Baudoin, Mónica Ojeda, Patricia Esteban Erlés y Ricardo Menéndez Salmón. “La claridad” es el título del volumen de cuentos que presentó, con seis textos en formato de cuento largo que presentan sucesos claroscuros: en medio de la claridad de la vida cotidiana ocurren tragedias al presentarse la obscuridad (el mal) en diferentes encarnaciones, según contó el autor.

Marcelo platicó sobre el contenido de este libro que muy pronto estará en distribución en México:

“Todos cuentos tienen el componente, esta contradicción de claroscuro. Sucede en los seis cuentos. La idea básica más allá de las historias es potenciar el hecho oscuro rodeándolo de luz. Al plantear las historias y pensar en hecho extraordinario y malo se me ocurrió ejecutar ese suceso en un escenario cotidiano, no extraordinario. En una reunión de amigos, tomando una copa, en un parque. Situaciones cotidianas literalmente luminosas, donde uno cree estar a salvo: en ese contexto de tranquilidad aplicar una determinante de un hecho extraordinario, inesperado, por el azar. Se enfrentan o padecen las consecuencias del mal. Eso es compuesto desde muy diferentes prismas: no siempre es un agresor”.

Además de “La claridad”, Marcelo es autor de novelas (como “Subsuelo” y “La mala espera”), cuentos (“En algún cielo” y “El desvío”) y libros de prosa poética (“Pequeños pies ingleses”), una bibliografía que resuena en la nueva colección de relatos: “Es un plus que decidí agregar en los cuentos. Mi última novela, “Subsuelo”, tuvo mucha aceptación. Ganó el Dashiell Hammett en la Semana Negra de Gijón. No es una novela policial, pero sí una novela negra que ocurre en un lugar muy luminoso. Ocurre en una quinta de verano de una familia burguesa, con máxima tranquilidad; pero en ese momento llega la oscuridad más absoluta con un hecho extraordinario. En este libro de cuentos aparece, aunque las historias son completamente diferentes. También fue un reto, pero me pareció divertido para mis lectores que algunas de las historias tuviesen algún componente de esa gran historia anterior. Sin que el desconocimiento de ese componente perjudicara la autonomía del cuento. Es decir, sin haber leído “Subsuelo” el cuento se entiende igual. Es un plus, y fue un reto porque siempre estoy complicándome la vida”.

Sobre algunas de estas evocaciones de la novela, Marcelo agregó: “Por ejemplo, en el primer cuento hay dos chicas en un camping, en un valle: salen en bicicleta y se pierden en el monte, en el bosque, que está justamente enfrente de donde se encuentra la quinta, que ya está abandonada”.

Marcelo destacó algunas características del género del cuento: “Es parte de nuestra tradición latinoamericana, nuestro respeto e interés en el cuento. Es un género en el que estamos educados, que amamos. Los escritores necesitamos enfrentarnos a él, además es un género que le gusta mucho al lector latinoamericano. Yo había escrito libros de cuentos en mis comienzos, después escribí novelas. Necesitaba escribir de nuevo un libro de cuentos, pero diferente: darle toda la importancia máxima que puede tener. No recurrí a ningún texto antiguo, fue empezar de cero y escribir como si fuese una novela. Pero con la dificultad de que una novela pasa la página 30 o 40 y el camino está más trazado: hay dificultades que superar, pero el tono, la atmósfera están ya allí. Aquí terminas un cuento y te quedas con nada. Hay que tomar nuevas decisiones técnicas para el siguiente, darle más opciones al lector, pero sin perder la coherencia interna. Lo tomé con un reto, como un ejercicio narrativo”.

Por ello el proceso de escritura de La claridad se extendió “más de tres años con este libro. Son pocos los autores que tienen la opción de ‘desperdiciar’ tres años de la vida. Ningún editor lo permite: si en dos años no tienes una novela tu vida se acabó. Yo no tengo compromiso en ese sentido, intento ser muy libre. Lo necesitaba. Fue un proyecto, pasó mucho tiempo y mucho esfuerzo por las inclemencias técnicas”.

En espera de lo que dicten las autoridades sanitarias referente a la pandemia y la movilidad, una parada posible para promocionar “La claridad” con Páginas de Espuma sería en Guadalajara, dentro del programa de la Feria Internacional del Libro: “Espero y deseo con muchísimo fervor poder viajar a México, especialmente a Guadalajara: estuve en 2014 cuando Argentina fue invitado, me encantó”, concluyó el autor.

JL

Temas

Lee También