Jueves, 18 de Abril 2024

Crítica y humor, el legado de Jorge Ibargüengoitia 

Una de las miradas más lúcidas, únicas y divertidas que se hayan dado en México, Jorge Ibargüengoitia es uno de nuestros escritores más grandes 

Por: SUN .

Jorge Ibargüengoitia dejó un gran legado en la literatura mexicana. ESPECIAL/ Gobierno de México

Jorge Ibargüengoitia dejó un gran legado en la literatura mexicana. ESPECIAL/ Gobierno de México

Uno de los escritores mexicanos que no deben olvidarse es Jorge Ibargüengoitia: su humor ácido, su ingenio para contar historias y su estilo único para criticar y desmitificar la realidad mexicana lo han convertido en todo un referente dentro de la cultura iberoamericana.

Nació el 22 de enero de 1928 en Guanajuato. Su padre murió cuando él no había cumplido un año de edad y fue criado por su madre y las mujeres de su familia materna que por poco cambian su rumbo tras orillarlo a estudiar ingeniería en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Pero la vocación se respeta, y así lo hizo y a dos años de concluir sus estudios dejó todo para dedicarse a escribir, para alivio suyo y pena de las mujeres de su familia.

Pronto conoció a intelectuales que los invitaron a participar como escritor de obras de teatro, y regresó a la UNAM para estudiar Letras. Su éxito en este rubro fue más bien moderado y tras escribir varias obras decidió hacer a un lado ese camino y dedicarse a la crítica teatral, causando gran controversia por ser un crítico implacable, tal cual fueron con él.

Desilusionado por el teatro se refugió en la literatura y en el periodismo. Durante años fue un asiduo colaborador para el periódico "Excelsior", cuyos artículos fueron recopilados en los libros "Autopsias rápidas" (1988), "Instrucciones para vivir en México" (1990), "La casa de usted y otros viajes" (1991) y "¿Olvida usted su equipaje?" (1997). Todos ampliamente recomendados. De sus novelas y cuentos basta con echarle un vistazo a "La ley de Herodes" para conocer un poco más a fondo la manera irreverente de ver y contar la realidad mexicana. Ibargüengoitia fue un juez audaz de la intelectualidad mexicana y así se puede apreciar en este cuento corto.

En cuanto a textos largos su obra también es recomendable. Se puede comenzar con "Las muertas", una historia inspirada en el caso de las Poquianchis, quienes eran unas hermanas acusadas de proxenetas y asesinas seriales en la década de los años setenta, las cuales causaron sorpresa e indignación en la sociedad y que Ibargüengoitia supo reflejar muy bien el ambiente en el que sus víctimas vivieron.
Otras obras son "Los relámpagos de agosto", "Maten al león", "Estas ruinas que ves", "Dos crímenes" y "Los conspiradores".

Tras la muerte de su madre, el escritor guanajuatense se mudó a España y allá murió, a los 55 años, víctima de un avionazo el 27 de noviembre de 1983 en el aeropuerto de Barajas. Sus restos reposan en el parque Antillón, en Guanajuato y gracias a la labor de divulgadores literarios, su obra ha cobrado un nuevo brillo y no es para menos, vale la pena leerlo, reírlo y disfrutarlo.

FS


 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones