Martes, 21 de Enero 2020

"Ideas radicales" para cambiar a México

El historiador Humberto Beck y el escritor Rafael Lemus, recogen ensayos que abarcan la problemática tan diversa como la migración

Por: El Informador

Humberto Beck. El historiador, ensayista y editor afirma que el movimiento feminista de América Latina ha sido exitoso en términos de visibilización. EL INFORMADOR / F. Atilano

Humberto Beck. El historiador, ensayista y editor afirma que el movimiento feminista de América Latina ha sido exitoso en términos de visibilización. EL INFORMADOR / F. Atilano

La palabra “radicalismo” es una que levanta ceños fruncidos y desconfianza entre más de uno. “Ideas radicales para México”, libro editado por el historiador Humberto Beck y el escritor Rafael Lemus, recoge ensayos que abarcan problemáticas tan diversas como la migración, la legalización de las drogas, el movimiento feminista, la igualdad con una característica en común: el olvidarse del miedo a pensar de manera radical y replantear de manera profunda viejas ideas para proponer soluciones a estos problemas. 

“La idea sería que desde la trinchera de la discusión pública, este libro pueda contribuir a que los temas se discutan y que se revitalice la postura de que se pueden pensar las cosas de una manera distinta, que se discutan”, explicó Beck durante su visita a la FIL para presentar el libro.

Beck explica que el miedo al radicalismo (y, por ende, al cambio a profundidad) se puede rastrear a la década de los 90, cuando tras el fin de la Guerra Fría se estableció el domino del neoliberalismo como sistema económico y social en la mayor parte del mundo: “(En ese entonces) se generalizó una interpretación de la política que excluía cualquier tipo de cambio radical. Se le veía como algo necesariamente negativo que llevaba al totalitarismo o a la opresión. Con eso se fue también un gran campo de imaginación política y de crítica social que sigue siendo muy necesaria”.

A pesar de que este sistema no puede considerarse un fracaso rotundo, fue la raíz de nuevos problemas que ahora toca enfrentar en el siglo XXI. Explica que acontecimientos de impacto mundial como la llegada de Donald Trump al poder o la apuesta de Reino Unido por el Brexit fueron fenómenos que se dieron gracias a la desigualdad que generó el modelo neoliberal. Por ello, a nuevos problemas se requieren nuevas formas de pensar.

“Las categorías del siglo XX ya no alcanzan para explicar lo que está pasando. Se necesita introducir nuevas categorías y reinterpretar las categorías anteriores. Por ejemplo el concepto de libertad que ha sido fundamental en las luchas políticas de los últimos 200 años. Este concepto ha venido a ser interpretado en últimos años de manera muy restringida, solo en el sentido de libertad económica y de empresa. Esta es una concepción elitista. Es necesario proponer otras categorías, como autonomía, que se orienta más a tener derechos en términos en la capacidad de participación en la esfera pública”. 

En el contexto mexicano, en donde comienzan a surgir situaciones como la llegada de migrantes provenientes de Sudamérica o las manifestaciones feministas, Beck señala que estos nuevas situaciones requieren nuevas formas de pensar si es que de verdad se va a lograr un cambio a nivel político y social en el país. “Uno de los movimientos políticos más exitosos, en el sentido de la visibilización de los problemas es el movimiento feminista en América Latina. Es un caso de una articulación de una sinergia muy positiva entre ideas teóricas y una movilización política”, afirma. 

el informador • f. atilano

Temas

Lee También