Martes, 21 de Mayo 2024

Guillermo Arriaga y las “Extrañas” escrituras

El creativo reconoce que al trabajar en un libro, no siempre tiene claro el rumbo que tomará

Por: El Informador

Guillermo Arriaga. El escritor, guionista y realizador explora una historia llena de singularidades. EL INFORMADOR/Archivo

Guillermo Arriaga. El escritor, guionista y realizador explora una historia llena de singularidades. EL INFORMADOR/Archivo

La novela más reciente del escritor, guionista y realizador mexicano Guillermo Arriaga (Ciudad de México, 1958) lleva por nombre “Extrañas” (Alfaguara, 2023), una inmersión en la novela histórica que se sitúa en Inglaterra, en 1781, para seguir los pasos del joven aristócrata “William Burton” quien se embarca en una aventura en la que, además de estudiar medicina, habrá de enfrentar situaciones extremas y poner a prueba su talento y carácter.

El protagonista de esta historia deberá contar con la amistad, el amor y la determinación como sus aliados para enfrentar un mundo hostil, una era esencial para el desarrollo de la ciencia y una reflexión sobre la condición humana que se asoma a lo diferente y lo anómalo, para lo cual el autor da un giro en su narrativa y ensaya nuevas formas de escritura.

En palabras de Arriaga, no es la primera vez que aborda la novela histórica; de hecho, “la primera que publiqué fue ‘Escuadrón guillotina’ y se ubica durante la Revolución Mexicana, y todo lo que ahí se cuenta es cierto, excepto que hubo una guillotina”.

Ahora, como en otras ocasiones ha mencionado el autor, “casi todas las historias que he escrito han devenido de una experiencia personal; ‘Un dulce olor a muerte’ sucede en un ejido de Tamaulipas que conozco a la perfección y aparecen amigos míos. Lo mismo con ‘El Salvaje’ y ‘Salvar el fuego’, vienen de lugares que conozco bien. Pero esta última llegó, literalmente, de la nada, en un viaje por carretera; fue como un relámpago. Me vino la idea y se conté a mi amigo Sergio Avilés, que venía manejando”.

De esta forma, explica Arriaga, “al principio quise contar la historia de las extrañas en diferentes países y épocas, porque el título de la novela alude a personajes que, para que se repita su caso, deben pasar cientos de años (no diré las características que presentan, para no echar a perder la experiencia de lectura); pero la versión inglesa ganó preponderancia dentro de mí, y fui desarrollando esa historia”.

Gozo de escribir

Acostumbrado a los misterios de la escritura, el narrador reconoce “cuando escribo una novela, sé muy poco acerca de ella. No sé siquiera quién es el protagonista, cómo se va a manejar o a qué se enfrenta; creo que para sorprender al lector, debes sorprenderte también. Si se planea demasiado una novela, como hacen algunos colegas, puede ahorrar mucho tiempo, claro, pero a mí me quitaría el gozo de hacerla, el gozo de escribir”.

Ahora bien, eso no implicó dejar de tomar decisiones formales interesantes; pues refiere Arriaga que decidió no utilizar palabras que aparecieran en el idioma después de 1790, “porque pensé en retratar lo mejor posible la cadencia del siglo XVIII, el lenguaje de esa época. También eliminé el ‘que’, el ‘aunque’ y el ‘porque’, no aparecen ni en la cuarta de forros o las citas. Eso me obligó a construir las frases con un ritmo y respiración distintas a lo que estamos acostumbrados. Incluso eliminé adverbios terminados en ‘mente’, no utilicé el punto y seguido (que es contemporáneo) sino comas, y eso da otra cadencia. Pero todo eso lo descubrí al sentarme a escribir, en ese momento”.

Podría pensarse que “Extrañas” es producto de una minuciosa indagación histórica, pero “no soy alguien que investigue muy profusamente, no tengo esa paciencia”, establece el autor de “El búfalo de la noche”, “pero hay gente a la que le apasiona, le encanta, yo prefiero tener una idea básica de por dónde van las cosas y, lo demás, rellenarlo con imaginación. Por eso procuré que la historia fuera mitad realidad, mitad imaginación”.

Por otra parte, “la novela no plantea un problema con las autoridades religiosas”, dice Arriaga, “más bien con opiniones impregnadas de una visión religiosa, que es diferente. Y los descubrimientos del siglo XVII -el microscopio y el telescopio- cambiaron la perspectiva del siglo siguiente. Sobre todo los instrumentos para ‘abrir’ el cuerpo, como el bisturí; incluso pensar en las tijeras puede parecer normal, pero llevó sus años descubrirlas, lo mismo que la cuchara. Esos cambios de mentalidad tuvieron su apogeo en el siglo XVIII”.

“Extrañas” es la aventura literaria más reciente del creador. ESPECIAL

Un protagonista cautivador

William Burton, el protagonista, “se impresiona mucho por su contacto con la anomalía, y el rechazo que despierta -asegura el guionista- y poco a poco se vincula con lo anómalo hasta que comprende que hay limitaciones y debe enfrentarlas desde una perspectiva médica y científica; y la frustración surge al no poder ayudar a un paciente. De hecho, la ciencia sigue teniendo limitaciones respecto del entendimiento del cuerpo, que sigue siendo un misterio”.

¿Y qué novedad descubre Arriaga al escribir “Extrañas”? “El someterme a una sintaxis, a una puntuación y un lenguaje  que no domino, y que debe dominarse para poder escribir esta novela; adentrarme en esas particularidades del siglo XVIII es algo a lo que no estaba acostumbrado”.

Pero también parte de este proceso de escritura se complementa con la lectura de otros, cómplices de esta labor, indica Arriaga: “tuve la suerte de tener a mis amigos o a mi familia leyendo la novela, y escucho con atención los comentarios que me hacen. Creo que un creador que se niega a escuchar a los demás ha perdido la batalla; hay que ser humilde para decir por qué cree uno que algo está mal y no nos gusta”.

En palabras del guionista y director, “esta es un área de trabajo muy frágil; uno no sabe si un libro será publicado o no, si querrán leerlo o no. Ahora tengo otro proyecto en marcha y siempre busco subir mi apuesta un poco más, veremos cómo nos va con ‘Extrañas’, voy a apostar una vez más”.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones